Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Iberdrola comienza el desmantelamiento de la térmica de Lada, que durará 3 años

Los trabajos tienen un coste de 17 millones y se centran ahora en el entorno del parque de carbón y los silos, donde trabajan las excavadoras

Dos máquinas trabajan en el derribo de varias de las estructuras de la térmica de Lada. | L. M. D.

Iberdrola ha iniciado las labores de desmantelamiento de la central térmica de Lada. Un proceso que se alargará durante tres años y que tendrá un coste aproximado de 17 millones de euros. Este desmantelamiento no tendrá la espectacularidad que tuvo meses atrás el de la central palentina Vellilla, cuando se utilizaron 82 kilos de explosivos para borrar, en apenas diez segundos, la torre de refrigeración de la térmica. Y es que las instalaciones de Lada están ubicadas junto al casco urbano de Langreo, con lo que la demolición tendrá que hacerse poco a poco.

De hecho, ayer se podía apreciar el trabajo de las excavadoras en el parque de cabrón y los silos, cómo iban arrancado trozo por trozo las paredes de estas estructuras. También había movimiento de entrada y salida de camiones con los residuos que generaban estas labores de desmontaje. Según la previsión de la compañía, estos trabajos generarán 102.488 toneladas de residuos, de las que se prevé reutilizar 65.683.

El desmontaje de la térmica se llevará a cabo por fases. La central está dividida por áreas. La primera es el parque de carbón y escorrentías (cintas y tolvas, balsas, pozos de bombeo de escorrentía y planta de tratamiento, tanque de gasoil y diversos edificios). La segunda área está en la orilla derecha del Nalón, donde están los silos de cenizas, tolvas de carbón, antiguas calderas, presa y sistema de captación de aguas, tanques de fueloil, depósito de fuel, diversos edificios, aparcamiento y accesos.

La tercera área engloba la torre de refrigeración junto con el edificio de transformadores, el almacén y planta de tratamiento de aguas mientras que la cuarta área corresponde con la instalación de producción Lada IV (silos de yeso y caliza, calderas y chimeneas, precipitadores, turbogenerador, salas de control, desulfuradora y planta de tratamiento de sus efluentes, tanques de fuel y fueloil, grupos diesel, tanque de lechada, y diversos edificios). Estas últimas unidades serán las que necesitarán más tiempo para su demolición.

La última de las instalaciones que será desmontada será la presa sobre el río Nalón, necesaria para la toma de agua y el mantenimiento del tráfico rodado entre las márgenes. Desde Iberdrola calculan que este último proyecto requerirá cuatro meses de trabajo. También figurarán, entre las obras de la fase final, aquellas estructuras que tienen como misión principal la seguridad industrial o la preservación y control ambiental además de las oficinas y los aparcamientos, por motivos logísticos.

Asimismo, en el proyecto de desmantelamiento de la central se incluye la restauración vegetal y paisajística de las zonas no asfaltadas como el parque de carbones, área de barros y balsas de decantación. En esta zona el destino de los terrenos a restaurar será exclusivamente paisajístico, sin ningún otro uso asociado.

Proyectos

El cierre de la térmica no tendría que suponer la marcha definitiva de Iberdrola en Langreo. El Principado y el Ayuntamiento esperan que la compañía eléctrica presente un proyecto industrial alternativo para la zona que permita, al menos, recuperar el empleo perdido. De momento, la firma ha presentado un proyecto para construir una planta de hidrógeno verde. Esta iniciativa formó parte de las 53 propuestas centradas en este ámbito que fueron presentadas por la empresa al programa europeo Next Generation EU, a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Ministerio de Transición Ecológica. Si bien, el planteamiento no contentó a las administraciones, dado el bajo nivel de empleo que generaría.

Iberdrola también impulsa una plataforma de innovación abierta que apuesta por el reciclaje de residuos de la construcción como alternativa industrial al cierre de la central térmica.

Compartir el artículo

stats