Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La salvación de la Torre de Soto

Los trabajos de consolidación del bien protegido allerano costarán casi 300.000 euros

Los restos de la torre de Soto, en el concejo de Aller.

La consolidación de la Torre de Soto, en Aller, será una realidad tras la adjudicación, por parte del Ayuntamiento allerano, de las correspondientes obras de rehabilitación. Los trabajos en este Bien de Interés Cultural serán realizados por la compañía Esvedra Obras y Reformas con un coste de 273.460 euros, muy justo con el precio de licitación. Los trabajos, que arrancarán en breve, se alargarán durante cinco meses, por lo que podrían estar finalizados en el verano.

Las obras se realizan gracias al convenio de colaboración firmado entre el Consistorio y la Consejería de Cultura, y tiene como objetivo principal mantener la estabilidad de la torre, que se encuentra gravemente comprometida. Pero también se realizarán mejoras en otras partes del recinto con la intención de detener su deterioro y poder estudiar y programación otras actuaciones de rehabilitación en sucesivas fases, si se estima oportuno.

En el caso de la torre se realizarán labores de desbroce y limpieza, así como el desescombrado de su base con el acopio de elementos recuperables de interés. También se realizará una excavación arqueológica en el interior para la recuperación del nivel original. Se recalzará la roca que sirve de apoyo a la torre y se colocará una puerta de seguridad en el vano de acceso. Asimismo, se acondicionará el terreno anexo y se instalará nueva iluminación decorativa.

También se actuará en la casona con labores de limpieza desbroce, la demolición puntual de elementos inestables y se realizará una consolidación puntual. En cuanto al muro de cierre de la parcela, se realizarán labores de limpieza y desbroce, se realizará una consolidación y reconstrucción puntual y se sustituirá el portón de acceso. En el hórreo se sustituirá por completo la cubierta y se reparará la escalera. Por último, se actuará en los vestigios de la capilla con la limpieza y desbroce, reconstrucciones puntuales y la eliminación de la cubierta de uralita. Asimismo, las obras irán acompañadas de labores de asistencia y control arqueológico, que incluyen el seguimiento de las labores de limpieza, excavación de zanjas, desescombrado y acopio de material, así como la realización de la excavación arqueológica necesaria para recuperar el nivel original del interior de la torre. Además, se realizarán ensayos de morteros y análisis petrológicos que ayuden a la elección de técnicas y materiales a emplear durante la restauración, y se realizará una lectura de paramentos previo levantamiento fotogramétrico del estado final de la torre.

La recuperación de este conjunto significará poner en valor la riqueza histórica y monumental del pueblo de Soto con el santuario de Miravalles, la capilla en el cementerio y sus pinturas o el palacio de Rubí de Celis junto a los restos históricos del pueblo de Santa Ana, situado en la ribera derecha del río Aller y unido a través de un puente con Soto. En esta última localidad se encuentra la antigua capilla de Santa Ana, donde se cree que puede encontrarse el sepulcro de Andrés Boreta, peregrino que llegó al concejo por el Camino de Santiago.

Propietarios

El desarrollo de estas obras que ahora serán una realidad no ha sido fácil. La Consejería de Cultura, y también el Ayuntamiento, reclamaron a los propietarios que fueran ellos los encargados de financiar la rehabilitación y consolidación del enclave.

Finalmente, el asunto acabó en los juzgados y no fue hasta febrero del año pasado cuando el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) fallaba a favor de los demandados, esto es, de los propietarios de la torre, a los que eximía de hacerse cargo de la conservación de este Bien de Interés Cultural. No en vano, en la sentencia del tribunal se apuntaba a que son los “poderes públicos” los encargados de abordar las obras de rehabilitación.

Compartir el artículo

stats