Junto al castillete del pozo Montsacro, a caballo entre los concejos de Morcín y Riosa, permanecerá para siempre la memoria de los 107 mineros fallecidos en accidente de trabajo en las explotaciones del coto minero de carbón de ambos municipios entre los años 1846 y 2014. Y es que el sábado tendrá lugar un homenaje por el que se descubrirá un monolito y una placa con los nombres de todos ellos. Un acto en el que participarán también familiares de los propios trabajadores malogrados en la mina, bien fuera en pozos o minas de montaña.

El acto será el sábado a las 12 horas, junto al castillete del pozo Montsacro, y en él intervendrán los Cronistas Oficiales de Riosa y Morcín, José Luis Cabo y Fernando Delgado respectivamente. Ambos fueron los promotores de este reconocimiento, que ya se inició con la publicación del libro “Homenaje a los mineros fallecidos en el coto carbonífero de Riosa y Morcín desde 1846 a 2014”, una investigación profunda en la que aparecen todos los trabajadores que dejaron su vida arrancando carbón de las entrañas de la tierra. Además de ellos, también hablarán durante el evento los alcaldes de ambos concejos, Ana Díaz y Mino García, así como el presidente de Hunosa, Gregorio Rabanal, y dos familiares de las víctimas.

Por la izquierda, Ana Díaz, José Luis Cabo, Gregorio Rabanal, Fernando Delgado y Mino García, durante la presentación del libro. A. Velasco

Libro

No es sino este acto la forma de culminar un trabajo que arrancó ya hace meses entre Fernando Delgado y José Luis Cabo, que con la edición y elaboración del libro quisieron "saldar una deuda histórica que teníamos con la gente que murió en las explotaciones mineras del coto de Riosa y Morcín". El acto de presentación del mismo, en el que también estuvo el presidente de Hunosa, Gregorio Rabanal, se celebró precisamente en la sala de máquinas del Montsacro, un pozo que se llevó la vida de casi una treintena de personas durante sus años de funcionamiento.

Pero el trabajo de los cronistas de Riosa y Morcín no se va a quedar ahí. Ambos tienen en mente un segundo proyecto, a medio plazo, para identificar, registrar y homenajear en otro libro a todos los vecinos de ambos concejos que hayan fallecido en las minas de fuera de sus límites.