Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día sobre el Oviedo y el Sporting: Una buena historia

La puesta en marcha del consejo de historia del Oviedo era necesaria: es tan importante saber lo que se es o lo que se quiere ser, como conocer al detalle lo que se fue. Sin saber de dónde se viene es imposible todo lo demás.

Por la izquierda, Frichu Yustas y José Ángel Muñiz Mangas, historiadores del Sporting y del Real Oviedo, respectivamente LNE

Interesante, muy interesante la iniciativa del Real Oviedo, dada a conocer al oviedismo por LA NUEVA ESPAÑA, de echar a rodar un consejo de historia que supervise y sea el guardián de las esencias azules. Alguien tiene que canalizar ese torrente de información pasado, presente y futuro que genera un club como el carbayón.

La pionera iniciativa sirve, entre otras muchas cosas, para aprovechar el trabajo desinteresado e impagable que, por ejemplo, hacen tipos como Mangas por el Oviedo, y Frichu Yustas por el Sporting. Y hay más, muchos más. Apasionados, ratones de biblioteca, freakys… Da igual cómo se les quiera llamar. Son figuras indispensables para cualquier entidad de la solera del Oviedo y del Sporting.

Y mucho más en un contexto como el futbolístico, en el que el día a día, la actualidad de esto u aquello lo devora todo y no deja tiempo ni espacio a la reflexión y a mirar hacia atrás. Es tan importante saber lo que se es o lo que se quiere ser, como conocer al detalle lo que se fue. Sin saber de dónde se viene es imposible todo lo demás.

Ideas así sirven para que los que están dentro, sobrevolando o alrededor tengan claro que la fórmula de la dinamita no es de su propiedad. Ni la historia rojiblanca es la del Eurosporting, ni la sangre de los carbayones se tiñó de azul en 2003

decoration

Ideas así de felices sirven también para que los que están dentro, sobrevolando o alrededor de las instituciones tengan claro de una vez que la fórmula de la dinamita no es de su propiedad. Ni la historia rojiblanca es la del Eurosporting o la de la etapa de Preciado, ni la sangre de los carbayones y demás familia se tiñó de azul en 2003.

De paso, y además de valorarse la figura tan en horas bajas de los historiadores, también se demuestra que la Fundación del Oviedo existe y está trabajando. Esa también es una buena historia.

Compartir el artículo

stats