DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El anillo del Piles será sustituido por un estuario navegable con presas hinchables

Medio Ambiente licitará en breve el proyecto con los criterios de la Politécnica de Madrid, contraria a que la instalación permanezca activa

El anillo navegable del Piles.

El anillo navegable del Piles.

Eliminar el anillo y hacer navegable la parte final del estuario con marea alta y gracias a unas barreras hinchables que eleven el nivel del agua. Esta es la alternativa para compatibilizar una renaturalización efectiva del Piles con la práctica del piragüismo que trasladó ayer a este periódico la profesora de la Universidad Politécnica de Madrid Marta González del Tánago, coautora del informe que va a servir de base para redactar el proyecto de recuperación del cauce que la concejalía de Medio Ambiente pretende sacar a licitación de forma inminente. Es más, según informó el edil del ramo, Aurelio Martín (IU), tras una reunión de la comisión técnica de Litoral, la intención del Ayuntamiento pasa por firmar un convenio de colaboración con la Politécnica para que el equipo de Del Tánago se encargue de la supervisión y la dirección del proyecto y de la ejecución de las obras para la rehabilitación medioambiental del Piles y el Peñafrancia. El anillo desaparecerá de acuerdo a su actual concepción y se buscarán medios para que pervivan usos deportivos en el curso fluvial, tal y como desveló ayer LA NUEVA ESPAÑA.

González del Tánago, que ajusta su análisis a los criterios de la Directiva Marco Europea del Agua, estima que la renaturalización fluvial que se persigue resulta “absolutamente incompatible” con el mantenimiento del anillo en su ubicación y disposición actuales. Por tanto, la infraestructura está sentenciada. A juicio de la profesora, no tiene cabida ni el sistema de azudes hinchables que defiende el Grupo Covadonga como alternativa, al menos, para esa zona. Pese a ello y a que, según Martín, la Confederación Hidrográfica también respalda los criterios marcados por la Politécnica de Madrid, el pliego de condiciones para encargar la redacción del proyecto obligará a la adjudicataria a incluir entre las alternativas a estudio las compuertas hinchables que plantea el club para mantener el anillo con un mecanismo distinto.

La intención de Medio Ambiente es trasladar entre hoy y el lunes a la Confederación Hidrográfica el borrador del pliego de condiciones del proyecto para que le dé el visto bueno. A partir de ahí, los técnicos del área que dirige Martín consideran que en dos semanas puede estar en fase de contratación. El concejal estima que es la hora de “tomar decisiones”, entre otras cosas para que la actuación pueda optar a la primera convocatoria de los fondos de recuperación y resiliencia de la Unión Europea, que destina 75 millones de euros para proyectos de restauración fluvial en entornos urbanos cuya ejecución esté finalizada antes del 31 de diciembre de 2024.

“Irrenunciable”

Aurelio Martín incidió en que el objetivo del gobierno local pasa por compatibilizar el piragüismo con una recuperación fluvial que considera “irrenunciable”. “La cuestión no está en decidir que haya anillo o no haya anillo, lo que vamos a pedir a la adjudicataria que nos presente alternativas para que la práctica deportiva pueda mantenerse dentro de los criterios de la Universidad Politécnica de Madrid y de la Directiva Marco Europea del Agua”, señaló.

Los informes universitarios encargados por el Ayuntamiento como base para la mejora del Piles y el Peñafrancia coinciden en que el embalsamiento del agua que genera el actual anillo navegable está en la base de los altos niveles de contaminación que presentan los cauces. Frente a esos argumentos, el Grupo Covadonga aportó otros estudios de expertos que eximen a la infraestructura y bendicen su continuidad.

Compartir el artículo

stats