Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Papagore ataca otra vez a varios policías y al menos ocho acaban en el hospital

Los agentes redujeron al exmilitar senegalés, que suma cuatro agresiones a la autoridad, tras ser alertados de una fuerte riña con su novia

Papagore Ndoye, en un juicio. Ángel González

Nueva agresión de Papagore Ndoye a policías. El senegalés fue ayer detenido por golpear al menos a ocho agentes de la Nacional que trataban de interesarse por su novia, con la que el exmilitar había tenido una fuerte discusión. Los vecinos de la mujer habían alertado a las autoridades, asegurando que escuchaban “ruidos y golpes” en la casa, temerosos de que pudiera tratarse de una agresión machista. El africano se enfrentó a los agentes con puñetazos y patadas y fue reducido a la fuerza. Pero antes de acabar esposado mandó al hospital por lesiones a al menos ocho de los policías que intervinieron. Es la cuarta vez que se le acusa de pegar a agentes. El último incidente ocurrió en 2019 y fue juzgado por ello en marzo de este año, con una sentencia condenatoria, ahora mismo recurrida en el Supremo, por la que afronta 16 meses de cárcel o la expulsión de España.

La agresión múltiple denunciada ayer ocurrió a última hora de la mañana en la calle Jacques Cousteau, en Montevil. Según explica la Policía Nacional, varios vecinos habían dado la voz de alarma por escuchar una “fuerte discusión” entre el exmilitar y su pareja, al preocuparse por la integridad de ella. La primera dotación policial que llegó al domicilio pidió al senegalés poder ver y hablar con su pareja, para comprobar que se encontraba bien. Papagore Ndoye se negó y, según el relato policial, perdió los nervios y arremetió contra los agentes.

Calle Jacques Cousteau, donde tuvo lugar la agresión. Ángel González

Esta primera patrulla pidió refuerzos y, desde la Comisaría, en cuanto se comunicó que se trataba del exmilitar –un viejo conocido para la Policía Nacional–, mandaron automáticamente a varias dotaciones más. Al final fueron varios los agentes golpeados, y al menos ocho de ellos fueron derivados al hospital para someterse a pruebas médicas. Los partes de lesiones de las exploraciones servirán para argumentar la que será la cuarta demanda contra el senegalés por atentado a la autoridad. Lo ruidoso de la discusión facilitará también la causa, ya que varios vecinos que oyeron el altercado inicial y la actitud “violenta” de Papagore Ndoye de camino al coche policial podrán verificar la falta de colaboración del detenido.

La pareja del senegalés, por su parte, se encuentra bien de salud y rechazó denunciar al hombre. Alegó que se había tratado de una discusión verbal y que simplemente estaban haciendo demasiado ruido, pero negó cualquier tipo de agresión. De camino a la Comisaría, el exmilitar, todavía nervioso, dañó el cristal del coche policial. También protestó con gritos e insultos, según la versión policial, durante todo el trayecto. Y después intentó pegar al agente que le acompañó al calabozo. Los policías aseguran que “no atendía a razones” y que fue imposible mediar con él.

Ndoye ya fue condenado en enero de 2016 y en enero de 2017 por delitos de atentado a agentes de la autoridad y lesiones. De no salir adelante el recurso ante el Supremo, la presunta agresión de 2019 será su tercera sentencia firme en contra. Tras lo de ayer, se enfrenta a una cuarta. El pasado septiembre, además, quedó en libertad pese a amenazar de muerte y agredir a su pareja. Ella había declarado que el maltrato era habitual, pero acabó retirando la denuncia.

Compartir el artículo

stats