Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los sondeos para la mina de fluorita de La Collada reciben un impulso del Principado

“Les dan facilidades”, lamentan los vecinos de Baldornón sobre el plan, a información pública | La asociación de La Camocha respalda el proyecto

Reunión sobre las catas de fluorita, en la sede de la Federación Vecinal "Les Caseríes". Marcos León

El Principado sacó ayer a información pública, por segunda vez, el proyecto de investigación geológica de Minersa para buscar nuevas vetas de fluorita en el subsuelo de la zona rural gijonesa y de Siero, ampliando la mina La Viesca. Se trata de un proyecto que ha puesto en pie de guerra a los vecinos de Baldornón, en Gijón, y a los de La Collada y Muñó, en Siero. La primera exposición pública del proyecto recibió centenares de alegaciones de vecinos y también de colectivos ecologistas, que ahora volverán a presentarse.

Minersa, a través de su filial Fluospar, ya explota en la actualidad una mina La Viesca en La Collada (Siero) y con las prospecciones podría ampliar la extracción fundamentalmente bajo Baldornón, aunque la compañía también tiene derechos de investigación minera en Gijón en Caldones, Fano, Lavandera, Vega y La Pedrera.

En esta información pública se incluye el plan de restauración elaborado por la empresa para los 23 sondeos, que no había aportado en la anterior información pública. El Principado incorporará automáticamente a este periodo de información pública las alegaciones ya presentadas en el anterior. Los vecinos de Baldornón y la Coordinadora Ecologista de Asturias ya han anunciado que ampliarán sus alegaciones.

Lorenzo Linares, vocal de la asociación de vecinos de Baldornón, señaló ayer que “no nos pilla de sorpresa” la nueva información pública. En opinión de este representante vecinal, “les están dando facilidades a una multinacional que no le darían a un ciudadano normal” y recalcó que lo que este procedimiento trata de “formalizar lo que ya está hecho porque de esos 23 sondeos ya se hicieron muchos y en donde les dio la gana”, esto es, sin autorizaciones. “Estamos desesperados; todo son facilidades y encubrimientos a esta multinacional por las administraciones. Tendremos que seguir peleándolo y volver a alegar, pero estamos ya cansados; es David contra Goliat”, añadió. Los vecinos de Baldornón temen que la actividad minera bajo su valle provoque hundimientos y pueda secar acuíferos y ríos, entre ellos el Meredal, “que es el principal afluente del Piles”. La Coordinadora Ecologista de Asturias se pronunció en la misma linea.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Vecinos de La Camocha, Herminio Torre, tiene otra opinión: “Este tipo de minería crea poco empleo, pero aliviará a familias del entorno, que son los que probablemente vayan a contratar, con lo que bienvenido sea”.

Compartir el artículo

stats