Cambio de guion en la futura ciudad deportiva del Oviedo: una finca de La Manjoya irrumpe como posible ubicación

El terreno, de 70.000 metros cuadrados, permitiría una reducción de tiempos respecto a Latores, operación que sigue atascada

Los terrenos de La Manjoya donde el Oviedo estudia construir su nueva ciudad deportiva.

Los terrenos de La Manjoya donde el Oviedo estudia construir su nueva ciudad deportiva. / Irma Collín

Una finca de 7 hectáreas situada en La Manjoya, cercana al centro de la ciudad y con fácil acceso, irrumpe en los planes del Real Oviedo para su futura ciudad deportiva. Con la "operación Latores" en pausa, sin novedades en los últimos once meses, el club ha decidido activar otras opciones y la que gana enteros ahora mismo es un terreno de 70.000 metros cuadrados ubicado en La Manjoya que tiene como principal ventaja las facilidades administrativas para su construcción. Su punto más fuerte es que acortaría de forma significativa los plazos.

Miembros de la entidad azul han visitado en los últimos días los terrenos y estudian la finca para ver si puede dar cabida a los planes de la futura instalación, llamada a albergar el día a día de las categorías inferiores y del primer equipo del Oviedo.

Los terrenos están situados en La Manjoya, cerca de la senda de Fuso y pegados al bosque de La Zoreda. Pertenecen a Alberto Lago y a la familia Cosmen. Tienen un valor catastral de 13,7 millones de euros y ofrecen la posibilidad de edificar hasta 70.000 metros cuadrados, una extensión que supera los 50.000 que ocuparía la primera fase prevista en Latores, aunque es menor que los 100.000 que incluían todas las fases en la primera opción valorada por la entidad.

Fuentes cercanas a la operación señalan a LA NUEVA ESPAÑA que el club ya ha estudiado la ubicación y le encajan esas 70 hectáreas para el proyecto que tiene entre manos. Hay que recordar que la actual ciudad deportiva, situada en El Requexón, cuenta con 80.000 metros cuadrados. La misma extensión que tiene La Esmeralda, la casa del Club León mexicano, que pertenece también a Pachuca, y modelo a imitar por los rectores azules. En todo caso, el hecho de que los terrenos no sean tan amplios como desearía Pachuca, se compensa, según la valoración que hace el club, con la ubicación, el sencillo acceso y el hecho de que se encuentren dentro del concejo, lo que le haría ir de la mano del Ayuntamiento.

Los terrenos tienen un valor catastral de 13,7 millones de euros y ofrecen la posibilidad de edificar hasta 70.000 metros cuadrados

Además, hay un factor importante: las facilidades para su construcción. Los terrenos ahora estudiados parecen compatibles con unas instalaciones de uso deportivo. No sería necesario, a priori, ningún cambio urbanístico, lo que redunda en su inmediatez, un aspecto prioritario para el Grupo Pachuca. Puede ser este un detalle decisivo para la negociación, ya que uno de los temores que se mantiene con Latores es la calificación de los terrenos como uso residencial unifamiliar, lo que implica mayores trámites para poder levantar una instalación como la que desea el Oviedo. El miedo del club a que la burocracia dilate más aún sus planes hace que la opción de La Manjoya gane peso.

El cambio de rumbo surge once meses después de que Jesús Martínez, dueño del Oviedo, encabezara un simbólico acto de presentación de la futura ciudad deportiva sobre los terrenos de Latores, tras la información publicada en su momento en exclusiva por LA NUEVA ESPAÑA. En todo caso, la apuesta decidida de Pachuca por unas instalaciones modernas sigue vigente, a pesar de los vaivenes en la elección de la ubicación.

Más alternativas

La Manjoya emerge ahora con fuerza entra las candidatas a acoger la nueva ciudad deportiva, pero no es la única sobre la mesa. De hecho, tampoco está descartado que acabe llevándose a cabo en Latores, ninguna de las partes da por cerrado este asunto, pero ya no parece que en estos momentos encabece la carrera. El Oviedo anunció en sus canales oficiales en su día que levantaría una ciudad deportiva en Latores e incluso diseñó cada detalle junto al Grupo Herce, que se encargaría de la construcción, aunque nunca llegó a comprar los terrenos ni a firmar ningún acuerdo.

Además de Latores y La Manjoya, existen otros terrenos que fueron ofrecidos al Oviedo en su momento, como una finca en San Claudio, que siguen encima de la mesa como posibilidad. En todo caso, el deseo del club es acabar cuanto antes con la incertidumbre y buscará solucionarlo de forma inmediata para que los trabajos en los nuevos terrenos puedan comenzar a la mayor brevedad posible.