Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alejandro Irarragorri, presidente del Sporting: "Una ampliación de capital está dentro de nuestras ideas"

"Es muy probable que Javi Rico y Manolo Sánchez Murias no sigan; tan es así que ya anunciamos que esas posiciones han sido ocupadas", afirma

Alejandro Irarragorri, presidente del Sporting: "A la afición le prometo compromiso, responsabilidad y trabajo"

Alejandro Irarragorri, presidente del Sporting: "A la afición le prometo compromiso, responsabilidad y trabajo" VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: Marcos León

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Alejandro Irarragorri, presidente del Sporting: "A la afición le prometo compromiso, responsabilidad y trabajo" Á. Cabranes / A. Menéndez / P. González

A las 8.30 horas pasaba revista en Mareo, abriendo una agenda intensa en la que hace hueco para visitar LA NUEVA ESPAÑA. Alejandro Irarragorri Gutiérrez (México, 12-5-1971), presidente del Grupo Orlegi, el nuevo dueño del Sporting, subraya la diferencia entre ganas y voluntad como el valor añadido que busca en todos sus proyectos para alcanzar el éxito. Él, además de ganas, trae una férrea voluntad de devolver al club rojiblanco “a su lugar”, que no es otro que la Primera División. No se queda ahí, y avisa de que “no se imagina mi nivel de ambición”. Abre la puerta a hacer crecer al club por más caminos que el puramente el deportivo, contemplando una ampliación de capital.

-¿Cómo es el día después de comprar el Sporting?

-Se vive amaneciendo temprano. Dicen que al que madruga, Dios le ayuda. Con una gran satisfacción. Hemos visitado Mareo y nos ha tocado ver a los niños que están en las cabañas (alumnos del Campus de Mareo), despertando. Eso brinda una ilusión y energía diferente. Hemos tenido una plática con todos los colaboradores. El tiempo es oro y estamos trabajando desde ya.

-¿Qué le ha sorprendido de Mareo?

-Lo que más, es la gran energía, la fortaleza de esta institución, porque para mí es mucho más que llamarle un club. Es una institución que se ha construido con bases muy solidas a través del tiempo. Hay que alinear las prioridades y las fortalezas de otra forma para poder transformar el presente y enfocarnos a un gran futuro.  

-¿Qué diferencia a Mareo de otras canteras?

-El tema no es lo que lo diferencia hoy, lo importante es lo que le va a diferenciar. Tenemos que regresar a las bases históricas, pero siendo adaptadas a la situación actual. Tenemos que encontrar la manera de ganar, en términos de ofrecer algo mucho mejor a los jóvenes en su llegada, en su proceso y a los padres de familia hacerles entender que vamos a buscar formar integralmente a las personas. Que al final del día, los que llegan en su carrera de futbolistas les haga mejores jugadores, y a los que no llegan, les haga mejores personas.

-¿Qué cambios exige ese camino?

-Es realinear ciertas cosas, más que cambios. El tamaño como centro de formación es ideal, y puede y debe aprovecharse de mejor manera en nuestra estrategia de mejorar en estructura, infraestructura y procesos.

-Se ha reunido con los empleados del club ¿qué les ha transmitido?

-Ellos llevan acostumbrados a trabajar de cierta forma, 30 años tal vez, que en su momento era la adecuada. Hoy, y sobre todo en las últimas semanas, estamos en esta situación de adquisición y sabemos lo que genera a la gente. El pasado ya está, y quedó atrás. Les invité a entenderse como gente que está siendo considerada. Tenemos una enorme responsabilidad y la obligación de reinventarnos cada día. Aquí nadie vive seguro. Yo no vivo seguro. Hay que ser el mejor todos los días en lo que nos toca. Hay que hacer una transformación entre las ganas, porque ganas todos tenemos, y la voluntad. Es un cambio muy importante y estaremos muy cerca en ese análisis. Hay que enfocarse en el presente para generar un gran futuro y satisfacciones a la afición.

-¿Se tomarán medidas traumáticas con la plantilla de trabajadores?

-No sé a qué se refiere con medidas traumáticas, pero si hablamos de decisiones fuertes, sí, claro. Siempre generamos la oportunidad. Buscamos ser una familia en la manera en la que trabajamos. Creo en el modo, manera y momento. Siempre hablo de las tres “m” para poder planear y participar de la elaboración de un plan. Una vez realizado, la intensidad de ejecución es fundamental. Prefiero un mal plan, pero bien ejecutado, que ese plan ideal que nunca se ejecuta. Hay otro factor fundamental, que es el liderazgo y la convicción. Lo tratamos de vivir con el ejemplo. Oportunidad todos tenemos. Quién la va a tomar o no, y qué medidas traumáticas, como usted le llaman, deben de tomarse… No le quepa duda de que lo primero es esa enorme responsabilidad y una oportunidad de generar en el Sporting una derrama económica en la región y un estandarte, como fue hace unos años, porque (el club) debe volver a estar ahí. Decretarlo es fácil: vamos a ganar, vamos ascender… Eso es muy fácil. Aquí el problema está en recorrer el proceso. Tenemos la convicción de que es ahí como llegan los resultados. En esa parte, la tibieza no es tolerable y las ganas no son suficientes. Necesitamos gente con voluntad de adaptarse a las nuevas exigencias de trabajo.

-¿Los empleados de base tienen que tener miedo por sus puestos de trabajo?

-Miedo no es una buena forma de caminar. Tenemos que estar dispuestos a transformar esas ganas, en voluntad. Es la única manera de cambiar las cosas. La oportunidad la tenemos todos hoy. No sé si mañana si yo estaré aquí. Depende de mí y de mi voluntad de afrontar los retos, de reconocer los fracasos y de saber digerir el éxito.

-¿Qué papel y tiempo tendrá Ramón de Santiago?

-Es algo transicional. Será poco tiempo.

-¿Seguirán Javi Rico y Manolo Sánchez Murias?

-Es muy probable que no. Tan es así, que ya anunciamos que esas posiciones han sido ya asignadas.  

-¿Y Joaquín?

-Seguramente sí. He tenido un gran encuentro con él. Las puertas siempre están abiertas para gente que quieran transformar las ganas en voluntad y multiplicar su trabajo para los resultados.

-¿Hay fichajes ya cerrados?

-Le contestaré en tres tercios. El primero, esa pregunta no es a mí a quien se la debe hacer. David (Guerra, presidente ejecutivo) o Gerardo (García, director de gestión deportiva) le pueden responder mucho mejor. Segundo, si lo supiera, no se lo diría. Tercero, estamos en un proceso de análisis. Hubiéramos querido finalizar esta operación con más tiempo para la planificación, pero las cosas son como van llegando. Hay un grupo con mucha experiencia y talento trabajando en el diseño del plantel.

-¿Cómo será la toma de decisiones a la hora de hacer la plantilla?

-Los fichajes tienen mucho que ver con posibilidades y con voluntades. Las voluntades tienen que ser como los jugadores y los clubes, y las posibilidades con tu posibilidad de recibirlos. Existe también el tema del control económico, sobre todo en España y en Segunda División en particular. Tenemos limitaciones importantes que tenemos que ir sorteando. En ese rompecabezas de situaciones, además de los comunitarios y extracomunitarios, tenemos que encontrar ese grupo de jugadores que con un cuchillo entre los dientes entiendan claramente la misión que tienen y sean capaces de empezar a regresarle ese sentimiento de orgullo y resultados que la afición necesita.

-¿Cómo elegirán a esos futbolistas?

-Una cosa es lo que tú eliges y otra lo que es posible. Vamos perfilando jugadores en base al conocimiento y capacidades que podemos medir de más de mil maneras a través del área de inteligencia deportiva y scouting; a la necesidad del entrenador y tratamos de complementar. No siempre estamos de acuerdo, pero siempre llegamos a un acuerdo. Lo más importante es que esto no es una decisión mía, ni del entrenador, ni de nadie en particular. Podemos pasar una noche discutiendo con argumentos para buscar lo mejor para cada posición. Hay que diseñarlo con opción 1, opción 2 y opción 3 y tirar fuerte para ver dónde están las posiciones más relevantes en el caso del sistema de juego, que hemos acordado con bastante claridad con Abelardo.

9

En imágenes: Así fue la entrevista de Alejandro Irarragorri, nuevo propietario del Sporting, con LA NUEVA ESPAÑA Marcos León

-¿Cómo es su relación con Javier Tebas?

-Le conozco de hace mucho tiempo. Nos mantenemos en contacto. Estoy mucho tiempo en España por otras muchas razones y siempre estamos en contacto. Admiro mucho lo que él y su grupo de trabajo han hecho, cómo han unido a un grupo de equipos para hacer movimientos importantes en LaLiga que han beneficiado a todos en conjunto y no a uno en particular. Ese es el camino. Si esto crece para todos será mejor para cada uno en lo individual. Siempre estamos muy cerca tanto de Javier Tebas como de Javier Gómez (director general) y toda la estructura de LaLiga. Siempre buscamos colaborar.

-Hay una guerra abierta entre Federación Española y LaLiga. ¿Cómo es su relación con la Federación?

-Siempre hay diferencias y distintos ángulos para ver las cosas. Aquí la Federación tiene sus ángulos y LaLiga los suyos. Aquí lo importante está en encontrar en las diferencias soluciones comunes. Tengo bastantes temas en los que enfocarme como para ocuparme ahora de esas diferencias.

-¿Mantendrán la política de cantera en el Sporting?

-Por supuesto que sí. Es una gran fortaleza. Nada más que hay que hacerlo distinto, porque si seguimos haciéndolo así probablemente más jugadores de aquí se vayan a otros equipos. Enojarse por ello no sirve de nada y tampoco culpar al equipo al que se fueron. ¿De qué sirve? Aquí hay que enamorar todos los días a todos los grupos de interés, empezando por aficionados y siguiendo por los padres de familia y los jugadores. Que vean un camino diferenciado. Claramente no podemos seguir haciendo las cosas en esta actualidad, a como se hacían antes. Es como si ustedes jamás hubieran evolucionado a lo digital. Tú te puedes aferrar o entender lo que significa adaptarse. Hay una frase fabulosa de Darwin que dice: “No es la especie más inteligente ni la más fuerte la que sobrevive, sino la que más sabe adaptarse y más a tiempo sabe hacerlo al cambio”. Creo que mucho de lo que ha pasado aquí es porque hubo demoras en adaptarse a los cambios del fútbol. Primero ha cogido en un momento difícil, porque los cambios en España han sido relativamente recientes, en la última década, pero no han podido salir de esa tormenta y este es el momento para salir de ello.

-¿Qué club se ha encontrado en lo económico y qué nivel de deuda tiene ahora el Sporting?

-Le invito a invertir, ser miembro del consejo de administración y le daré los números al detalle. Bastante números tienen de lo que publica LaLiga. El club tiene una historia fantástica, un presente complejo, y así lo asumimos, y la oportunidad de un futuro brillante. Hay que enfocarse en el presente.

-¿Tiene que vender jugadores el Sporting para el nuevo proyecto?

-Tiene que formar el mejor plantel posible. Estamos trabajando en la manera en la que las finanzas queden lo más sanas que se pueda, que reglamentariamente sea posible y que el plantel tenga todo para competir para dar satisfacciones a la afición cuanto antes.

-¿Eso es vender o no?

-Hay que trabajarlo.

-¿Ha hablado ya con algún futbolista?

-No. Es responsabilidad de David (Guerra), Gerardo (García) y obviamente, Abelardo. Me gusta estar cerca de los jugadores, pero es responsabilidad de ellos hasta que esté definido el plantel.

-¿Se estudia una ampliación de capital?

-Seguramente la ampliación de capital esté dentro de nuestras ideas, por supuesto que sí.

-¿Cuándo se podrá realizar?

-Me recuerda a cuando subo al coche con los niños y me preguntan a los cinco minutos cuándo vamos a llegar. Déjenme empezar.

-¿La finca de “La Marruca” se incluyó en la compra del Sporting?

-Claro, es un activo del club.

-¿Es un objetivo a corto plazo la recompra de Mareo?

-Eso me recuerda a cuando tuve mi primer hijo, la gente me preguntaba cuándo tendría el segundo. Vamos primero por lo primero. No creo que sea una prioridad. Hay muchas ideas, todas son muy buenas. Hay que elegir y en esta vida elegir, es renunciar. Hay que elegir cuáles son las correctas. Hay otras prioridades para empezar a trabajar.

-¿El objetivo es volver a situar al Sporting consolidado en Primera?

-Por supuesto. El Sporting no fue un club histórico, es un club histórico. Eso es un legado. Le pertenece. Son pilares para construir solamente hacia arriba. Ese legado hay que hablarlo en presente, nunca pasado. Es intachable. Hay que trabajar en el hoy para tener un mejor mañana y adaptarse a la modernidad. El diagnóstico es que el club no logró adaptarse a las nuevas circunstancias de una industria altamente profesionalizada, altamente demandante y que transformó su economía. Al quedarte diciendo “porque así era… porque así se hacía…”. Pues al quedarte con el "así era y así se hacía", estamos donde estamos. Aquí hay que tomar decisiones muy maduras, muy bien orientadas, unir voluntades y ejecutar.

-¿Le costó convencer a Javier Fernández para la venta?

-Había mucha nostalgia y una enorme responsabilidad. Respeto mucho a una familia que durante treinta años cargó en la espalda el peso de un club histórico como el Sporting. Obviamente también había un sesgo de desconfianza porque había pasado por otros procesos que habían sido fallidos en el camino. Le entiendo. Este es un negocio que, si bien no es público en su capital, sí de interés público. Me refiero al fútbol en general. Eso todavía tiene más interés. Si cuestionas los niveles de liquidez del banco en el que depositas tu dinero, imagínese cómo debes cuestionar los niveles de liquidez éticos y de valores y de gestión en los que estás depositando tu corazón. Javier lo ha hecho de una manera muy profesional y mi respeto a los temas que dirigió. Son parte de la historia. A enfocarnos en el presente y en el futuro.

-¿Qué diferencia el fútbol español al mexicano en la búsqueda del éxito?

-Más que la diferencia de un país a otros, es la situación de un club versus otros clubes. Aquí está la materia prima. Imagínese que es una empresa de construcción en el que te encuentras un patio con materiales de altísima calidad, pero todos desordenados. Ahora tienes que ver cómo armas un rompecabezas distinto, pero la esencia ahí está. La energía no se crea ni se destruye, solo se transforma.

-¿Cree que al club le falta poner orden a muchas cosas?

-No quiero decir desordenado porque los que hayan gestionado el club antes hayan sido desordenados. Me refiero al orden de los factores. Así como en la matemática hay una norma que dice que el orden de los factores no altera el producto, en el fútbol sí lo altera. Hay que poner prioridades. También soy emocional y apasionado, como ustedes, y veo El Molinón y digo "guau, ¿cómo es que esto está en Segunda División?" Y veo Mareo, y lo mismo. Y veo la atención de la prensa, y lo mismo. Me pasa hasta en Madrid, donde cada persona que conozco me dice que es de Gijón o tiene algo que ver con la ciudad. Hasta en México me pasa con gente que conozco de hace 40 años y ahora me dice que tiene que ver (con Gijón). Eso te genera una ansiedad de mil ideas, pero esas ideas hay que ordenarlas. Si queremos hacer todo en todo, no vamos a ser excelentes en nada. Parte del éxito va a estar sustentando en esa capacidad de elegir dónde están las prioridades. Uno es la unión de voluntades, y en eso contamos con una gran confianza y voluntad de la Alcaldesa, lo cual agradezco. Es muy importante esa relación. Necesitamos contar también con esa voluntad de los empresarios y hacerles entender lo que puede significar este club de vuelta a los niveles de donde debiera de estar. Esta vida no es de merecer, es de hacer. Si lo mereces y lo haces, llegas. Si no lo mereces o no lo haces, difícilmente llegas. Este club tiene que estar ahí. Hay que convencer y unir esas voluntades. Tenemos el voto de confianza y es una responsabilidad.

-Insiste mucho en que se involucren las empresas, aquí hay dos equipos de una gran rivalidad.

-Aquí hay un solo equipo.

-Hablamos de Asturias y algunos patrocinadores suelen poner la disculpa de que si apoyan al Sporting tienen que apoyar al Oviedo, o viceversa, y para que no se enfade nadie, no apoyan a ninguno. ¿Son conscientes de esa problemática?

-Pero así no gana nadie. Ya nací con el no. Tengo que ver cómo convertir ese no, en un sí, y hacerlo con elementos y valor regresado en el presente y futuro. Convencerlos.

-¿Cómo son sus relaciones con el Grupo Carso y Arturo Elías?

-Conozco muy bien a la familia Slim. Somos muy amigos en más de mil maneras. Qué bueno, están en grandes manos (el Oviedo). Es un gran grupo empresarial. Lo único que creo es que hay que competir en la cancha con todo y después construir fuera de la cancha, porque creo que hay muchas sinergias que pueden generarse.

-Hasta ahora había una mala relación entre directivas. ¿Intentarán recuperar lazos?

-Lo que menos podemos heredar nosotros son problemas pasados. Si es parte de la historia, ahí queda en la historia. A enfocarnos en el presente y a tratar de trabajar en conjunto fuera de la cancha ya que dentro tenemos que pelear con todo.

-¿Se rompe con todo con lo del pasado?

-El pasado es el pasado, ahí está, pero sin ningún tipo de desvinculación. Eso no podemos proyectarlo hacia el futuro. Sí podemos hacer distintas formas o distintas cosas, porque si seguimos con lo mismo, estaremos en el mismo lugar.

-¿Cómo va a ser su relación con el club?

-A través de la presidencia del consejo de administración. Me toca ejercer un rol mucho más estratégico y estoy convencido de que tenemos el equipo ejecutivo para ejecutar y un equipo estratégico conmigo y un equipo compartido de servicios a lo largo y ancho de la organización pendientes de lo que aquí sucede y trabajando para potencializarlo.

-En México se le posiciona como futuro presidente de la Federación Mexicana.

-No. Ni soy la persona indicada ni tengo ningún interés en ello. Lo he dicho una y mil veces. Tenemos un gran presidente en la Federación que cuenta con mi apoyo y mi confianza.

-Allí la multipropiedad de clubes termina en 2026, ¿venderá uno de los dos clubes y se expandirá en Europa?

-En la liga mexicana nos hemos comprometido en terminar con la multipropiedad en 2026 y depende de generar mejores y más dueños para el fútbol mexicano, de poder consolidarnos más en el mercado americano y de poder generar la venta colectiva de muchas de las propiedades que tenemos para generar una economía de esos planes. Si llegamos a esos planes llegaremos a ese objetivo, pero hoy preocuparme por lo que va a pasar en 2026… Me preocupa lo que pasará en los próximos dos minutos. En términos de equipos, traemos bastante en las manos para trabajar y digerir.

-¿Qué sería para usted alcanzar el éxito con el Sporting?

-No se imagina mi nivel de ambición. Para mí un éxito es la puerta a un nuevo desafío. Jamás estoy satisfecho. Mientras tenga la energía y la salud para seguir adelante, la contagiaré. Nos mueve tocar la vida de los demás y hacer una gran diferencia. En eso estamos enfocados.

-Se marcan el objetivo del ascenso, ¿hay límite de tiempo para ello?

-No. Decían en la lucha libre: a tres caídas, sin límite de tiempo. Si nos empezamos a poner tiempos vamos a caernos nosotros mismos. Es sorprendente lo que puede pasar. En 1953, el Sporting jugó contra Atlas en México. Atlas había sido campeón en 1951, su único campeonato, y fue fundado en 1907. Imagínense lo que significa. Nosotros compramos el club en junio de 2019. El covid explotó en el 2020, había una crisis mundial, y fuimos campeones en 2021 y 2022. Si usted me pregunta: ¿lo planeó así? No, claro que no. ¿Nos pusimos límite de tiempo? Tampoco. ¿Qué sí hicimos? Infraestructura, estructura y proceso. Eso es lo que hacemos.

-Ha hecho campeones antes de dos años a los tres clubes en los que ha estado

-A los de béisbol también.

-¿Firma que ocurra lo mismo en el Sporting?

-Lo firmamos ahorita si quiere. Tampoco nos tenemos que poner de límite esos dos años. Hay que ponernos un objetivo y trabajar. Muy probablemente la afición no va a entender, y no le va a gustar, puede ser, las decisiones. Puede que no le guste lo que vea al principio.

-¿Qué cree que no gustará?

-No lo sé. Vamos a ver, yo no tomo ni una decisión popular. No me interesa la popularidad de un día. No está ahí mi camino. Elijo estar aquí mientras podamos generar valor, y no tomamos decisiones populares.

-¿Cómo tomó contacto con Asturias?

-La primera vez que estuve en Asturias fue de muy joven, en algún viaje a Europa, más haciendo turismo. Lo que recuerdo mucho fue nuestro tiempo aquí porque yo tenía una empresa de “trading” (compraventa) de metales. Hacíamos metales ferrosos y no ferrosos. En el caso de los ferrosos hicimos exportación de hojalata de distintos países y en alguna ventana, porque la fábrica de Ensidesa (hoy Arcelor) tenía pocas ventanas para la exportación a mercados emergentes como el nuestro, pero durante una buena época exportamos hojalata para una empresa maravillosa que cumple ahora cien años: La Costeña. Es una empresa de conservas fundada por emigrantes llegados de Burgos. Es el mayor productor de frijol en conserva que hay en el mundo y es de origen español. Uno de los socios es, además, consejero nuestro. Aquí trabajábamos entonces con Ensidesa y ojalá podamos volver a trabajar con ellos y demostrarles que somos una mejor opción que el resto de los equipos de la región.

-Usted también tiene raíces españolas.

-Sí, por mi bisabuelo (Eladio Irarragorri). Salió hace muchos del País Vasco, creo que de la zona de Bilbao, y se afincó en Cuba. Mi padre llegó a México a los 14 años, después de la revolución cubana, y se casa allí con mi madre, que es de El Salvador.

-En su primer día en El Molinón usted ya escanció sidra.

-Me aventaron un reto fuerte, eh. No es fácil entender que hay que voltear la cabeza y mirar el vaso, porque la inercia te lleva a voltear hacia la botella. Alguien me salvó al decírmelo. Ya tengo un oficio nuevo (se ríe).

-¿Qué mensaje le manda a la afición?

-Compromiso total en el trabajo. Responsabilidad enorme en ese depósito de ilusiones que ponen en nuestras manos y generar de sus grandes sueños, extraordinarias realidades. 

Compartir el artículo

stats