De Reacción en cadena a terapia: la nueva de un Mozo de Arousa fuera de plató

Este es el varapalo que se ha llevado en el concurso y que le ha arrastrado a esta situación

Los mozos de Arousa

Los mozos de Arousa

Los Mozos de Arousa siguen sumando programas a su bote de récord. Los tres jóvenes gallegos aterrizaron en 'Reacción en cadena' en el mes de mayo y, contra todo pronóstico, siguen acumulando dinero al premio que esperan llevarse a tierras gallegas algún día.

Todo este éxito, que les ha caído del cielo de un día para otro, les ha abierto a todos una puerta hacia lo mediático y la televisión que Bruno Vila no dudó en aprovechar con su fichaje por 'Bailando con las estrellas'. Sin embargo, esta experiencia está exigiendo del concursante bastante más de lo que el podía pensar.

En primer lugar, este segundo proyecto le ha obligado a cambiar su residencia habitual y afrontar el reto de vivir solo en Madrid. En segundo, su experiencia como bailarín nobel no parece ir tan bien como prometía. Tanto Bruno como su pareja de baile, Marta, se llevaron el pasado sábado las peores críticas de todo el programa tras enfrentarse a una salsa al ritmo de Quevedo.

Un nuevo comienzo

Esta mala situación, que podría empujarles a la expulsión en el próximo programa, les ha llevado a tomar una drástica decisión: ir a terapia de pareja. "Fue una gala difícil para nosotros la del sábado. Una semana divertida, muy intensa, borrón y cuenta nueva y un nuevo baile y estilo".

No obstante, ambos parecen tener bastante confinza en su proyecto. Además, Marta quiso agradecer a todos los espectadores la confianza depositada en ellos y en su avance por permitirles continuar concursando: "De verdad, os agradecemos, estamos aquí para bailar por vosotros, para disfrutar y haceros disfrutar".

La bailarina tuvo la idea de que Bruno Vila explicara cómo se sentía en el plató de 'Bailando con las estrellas': "Al final yo estoy acostumbrado al plató de 'Reacción en cadena' detrás de un atril junto a Borja y Raúl, no es ese grado de exposición, es grabado el programa y si dices una burrada o algo siempre se puede quitar. Si es un programa en directo es distinto. Resulta difícil, cuesta, te pones nervioso, sientes la presión del jurado...".

"Abruma un poco porque a veces nos es difícil entender tanto apoyo, pero nosotros bailamos por vosotros", acalararon de nuevo antes de concluir.