Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Avilés redoblará la vigilancia de fin de semana para evitar el desmadre de hace siete días

El Alcalde de Llanes pide responsabilidad a los jóvenes tras el preocupante incremento de casos en el concejo

Una patrulla de agentes de la Policía Local, de patrulla en El Parche

Una patrulla de agentes de la Policía Local, de patrulla en El Parche Mara Villamuza

Las escenas vividas el pasado sábado al atardecer en la calle Galiana y aledaños –donde decenas de personas se hacinaron para beber, fumar y bailar en la calle sin respetar las normas anticovid– no deben repetirse este fin de semana. Este es el deseo de la hostelería avilesina, el propósito de las autoridades y la misión de un operativo especial que han diseñado durante los últimos días los responsables de la Policía Local de Avilés y el Cuerpo Nacional de Policía. Habrá vigilancia específica de las zonas de ocio proclives a que se formen aglomeraciones de personas, además de los habituales controles de peatones y terrazas para que se usen debidamente las mascarillas, no se fume donde está prohibido y se respeten tanto las distancias entre personas como el tamaño máximo de los grupos.

La novedad del plan de seguridad que han consensuado los mandos de las dos fuerzas policiales encargadas de vigilar las calles avilesinas es que el Cuerpo Nacional de Policía tendrá un papel más activo que el pasado sábado en el control de las situaciones de riesgo sanitario. Hace siete días, con una prueba deportiva nacional que atrajo a Avilés a cientos de foráneos y la ampliación del horario de cierre de la hostelería, las calles avilesinas bulleron de gente como hacía tiempo que no se veía y en algunas zonas se produjeron aglomeraciones poco aconsejables en plena pandemia, además de comportamientos impropios de una situación de emergencia sanitaria como la actual: personas haciendo fiesta en plena calle sin mascarillas y sin guardar distancias, fumando y bebiendo en grupos de más de seis personas y desobedientes de las llamadas al orden que en algunos casos se les hicieron.

Desde la Policía Local de Avilés se explicó durante los días siguientes al “sábado de desmadre” que el día en cuestión se había optado por “intervenir con prudencia y comedimiento” para evitar “problemas mayores”. Así mismo, se hizo ver que la plantilla de agentes disponibles tenía otros cometidos que atender y que los medios disponibles, humanos y materiales, “son los que son”; o sea, escasos en determinadas circunstancias. Con el esperado refuerzo de agentes de la Policía Nacional, hay confianza en medios municipales de que la jornada de mañana discurra por cauces más tranquilos que el pasado sábado.

Las organizaciones hosteleras con presencia en Avilés –la Ucayc, Otea, SOS Hostelería y Hostelería con conciencia– son unánimes en sus llamamientos a la “responsabilidad individual y colectiva” para que sea posible disfrutar del ocio de fin de semana en terrazas y locales “sin comprometer la salud pública”. Los colectivos profesionales de hosteleros hacen ver que “estamos en riesgo de que venga una cuarta ola” y piden, en consecuencia, “moderación y sensatez” a sus clientes. De mismo modo, agradecen que los cuerpos policiales se tomen en serio la problemática que esporádicamente sufren frente a sus locales: “Nosotros no tenemos recursos para hacer entrar en razón a la gente cuando se desmadra”, sostiene la portavoz de Otea.

El Alcalde de Llanes pide responsabilidad a los jóvenes

Enrique Riestra Rozas, alcalde de Llanes, ha mostrado su preocupación por el aumento de casos positivos de coronavirus que hay en el municipio -seis detecciones ayer mismo-, lo que le ha llevado a hacer pública su inquietud, sobre todo en lo relativo a las reuniones de los más jóvenes.

Según los datos diarios facilitados por el Observatorio de Salud del Principado de Asturias, en los últimos quince días, desde el 30 de marzo hasta el 14 de abril, se han contabilizado 65 casos en el concejo llanisco

Y de todos, remarca el Alcalde, hay un solo caso en mayores de 65 años, el que afecta a la población más vulnerable. El concejo, reseña Riestra Rozas, mantiene una trazabilidad buena, lo que permite conocer el origen de la mayoría de los focos. Y eso, siendo positivo, también desvela una realidad: que el incremento preocupante de casos se da especialmente entre la gente joven del concejo.

Es en este sentido en el que el Alcalde hace un llamamiento pidiendo prudencia a los adolescentes y jóvenes: “Soy plenamente consciente de lo difícil que ha sido este último año para los jóvenes, del sacrifico que les han supuesto el confinamiento y el resto de restricciones. Entiendo perfectamente sus necesidades de salir, relacionarse, moverse y sociabilizar. Valoro enormemente su aguante pero les pido ese último acto de solidaridad, de unión entre todos. Seguimos necesitándonos unos a otros para contener los contagios. La responsabilidad individual es la mejor decisión que podemos tomar”.

Compartir el artículo

stats