Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esther García López

Repiques en Navidá

Campanes que toquen a allegría, pero tamién tanxen a tristura

Llevantéme güei con intención d’escribir dalgo sobre les campanes, ello porque en Navidá hai munchos momentos que rellacionamos con esti elementu tan familiar, anque per otru llau cambiare abondo la forma d’utilizase.

Y nesi intre, la mía triste sorpresa foi cuando m’enteré que les campanes güei diben tocar a muertu pola mía amiga y compañera Araceli Pérez Fernández, poeta valdesana de lo popular, fiel, entusiasta de les xeres qu’entamaba, amable, silenciosa y leal, dalgo mui importantes nesta sociedá que carez de valores afeutivos que tanto necesitamos. Otra vez la muerte llega ensin avisu, ensin que podamos facer nada. Que descanses en paz ellí, na otra dimensión, querida amiga Araceli.

Esta triste noticia nestes feches señalaes tráxome a la memoria aquellos momentos tristes cuando les campanes tocaron a duelu polos seres queríos que se me fueron, nos que cada tanxíu trespasóme’l corazón. Estos díes navidiegos amás de tantes lluces artificiales y tantos deseos de felicidá, tienen otres connotaciones. Tenemos nel pensamientu a los nuesos, que dexaron el sitiu vacíu na mesa en Navidá y n’otros díes señalaos, magar que los llevemos siempre con nós nel recuerdu más tienru.

Volviendo a otros momentos más felices rellacionaos coles campanes, cuasique nun habrá naide que nun conoza o tarariare nestes feches el popular villancicu "Campanes de Belén", que deprendimos de pequeños, y que tamién nos lleva a la infancia.

El toque les campanes da-y solemnidá a momentos señalaos. Sicasí, la campana ye un de los elementos sonoros que vei poco a poco enmudeciendo; foi perdiendo protagonismu colos cambios que socedieron nes últimes dedaes nos pueblos y ciudaes, sobre too, cola llegada de les nueves teunoloxíes. Inda asina les campanes siguen mirándonos dende lo alto conservando la fuerza máxica que siempre tuvieron y siguen espertando sensaciones más o menos prestoses, según el momentu pal que se toquen. N'Asturies tenemos guapos campanarios y campanes mui antigües. Según un estudiu fechu pol valencianu Frances Llop, la campana de la catedral d’Uviéu, nomada "Wamba" ye la más antigua n’activu de les esistentes n’Europa, Construyóse nel añu 1219. Hai unos meses recibimos con prestancia la noticia de que podemos subir al picu la catedral y vela bien de cerca. Tenemos n’España otres campanes singulares pol so tamañu, la principal ye "La Gorda" de Toledo, que pesa más de catorce tonelaes y tien casi tres metros de diámetru. Viénseme a la memoria el guapu cantar popular, pa xugar al corru, que me deprendió cuantayá la mio maestra Gloria Fidalgo: "Para campana grande / la de Toledo / que caben siete sastres / y un zapateru". La más grande del mundu ye la del Kremlin de Moscú, que después de varies llaceries y reconstrucciones, pesa 202 tonelaes, y amás nunca llegó a tanxer.

Nun puedo escaeceme de la campana de la ilesia de Belén de Valdés, sobre la que sentí munches veces contar qu’en dalgún momentu la llevaron pa Berbegueira (Villayón), nun sé cuál foi la razón y enxamás volvió al campanariu onde taba colgada. Trasiegos que por veces nun tienen nengún sentíu, y menos que se quede ellí pa siempre. Les campanes son dalgo inseparable del pueblu y tienen un ciertu rellumu de misteriu. Yá dende l'antigüedá sábese que’l soníu tien efeutu sobre la materia. El "ruíu" pue influir sobre ciertos fenómenos naturales. El toque de campanes, amás de sirvir pa danos información de mises, muertes, fiestes y fueu, n’Asturies y n’otres cultures de dixebraos llugares del mundu, recurríase al toque de campanes pa escorrer los truenos. Dalgo tendrá de cierto la sabiduría popular. Delles coses van perdiéndose col pasar del tiempu. Sicasí la campana conserva pa nós tol so rellumu máxicu.

Feliz Navidá.

Compartir el artículo

stats