Blog 
Crónicas Informáticas
RSS - Blog de Crónicas Informáticas

El autor

Blog Crónicas Informáticas - Crónicas Informáticas

Crónicas Informáticas

Los autores de este blog son profesionales de la informática, miembros de los Colegios Oficiales de Ingenieros en Informática e Ingenieros Técnicos en Informática del Principado de Asturias.

Sobre este blog de Tecnologia

En este blog, profesionales de la informática asturianos, rendiremos homenaje al escritor Ray Bradbury. No iremos a Marte, pero sí narraremos la crónica de la transformación digital de la sociedad.


Archivo

  • 20
    Junio
    2019

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    tecnología Oviedo

    Ordenadores cuánticos

    Ordenadores cuánticos

    Últimamente habrás oído hablar de computación cuántica. Y quizá estés impaciente por comprarte uno de esos ordenadores cuánticos que, a juzgar por las noticias, están a punto de llegar a las tiendas.

    Con la mecánica cuántica tenemos un problema. Es ciencia, es física, funciona, y se conoce muy bien. Pero a la vez... a la vez es casi imposible entenderla del todo. No es intuitiva, no la vemos a nuestro alrededor, y por lo general es más fácil desmentir metáforas que proponer una que funcione. Puedes dominarla con las matemáticas adecuadas, pero difícilmente visualizarla. (Por eso hay tanto engañabobos usando el término impunemente para vender cualquier cosa.)

    Habrás oído decir que, al igual que la informática «clásica» trabaja con bits, la computación cuántica trabaja con qubits. Un bit es algo capaz de almacenar un valor de 0 ó 1, un «sí» o un «no»; la unidad mínima de información. Y dicen que un qubit puede almacenar un «sí», un «no» o una superposición de las dos cosas a la vez. Así que uno, viendo un telediario cualquiera, puede identificar la computación cuántica con una memoria en la que en cada bit guarda un valor «enriquecido» o algo así.

    No es eso. Sería bastante fácil fabricar chips con lógica «ternaria», o informática de base 10. Pero no aportaría gran cosa, y por eso no se hace. Ya tenemos ordenadores binarios que funcionan de maravilla.

    El estado cuántico de una partícula es mucho más complejo. Es de naturaleza probabilística, para empezar.  Y si lo consultas, lo alteras (se convertirá instantáneamente en un «sí» o un «no»). La forma de operar con qubits es muy distinta de la forma de operar con bits. No debemos pensar en los ordenadores cuánticos como en máquinas más rápidas en las que ejecutaremos nuestros juegos. Utilizar qubits requiere algoritmos específicos, totalmente distintos a los habituales, para resolver los problemas.

    El tipo de cosas que se pueden hacer con esos algoritmos, y la velocidad a la que se pueden hacer, es muy diferente. Hay problemas cuyo abordaje resulta muy difícil (incluso imposible) con informática clásica, pero sí resultan abordables con informática cuántica, aunque sea siguiendo un camino muy distinto.

    En todo caso, ya podemos intuir el potencial que tienen los qubits y se está trabajando febrilmente en ese campo, pero es pronto para ver con claridad en qué se traducirá ese esfuerzo. Todo esto se está desarrollando. Es casi como si a William Crookes, descubridor de los rayos catódicos, le hubieran preguntado inmediatamente por el streaming de series. 

    Y sí, antes o después supongo que veremos aplicaciones mundanas. Pero no será simplemente un ordenador hecho con chips más rápidos. Y no será esta semana.

     

    Agustín Cernuda del Río

    Colegio de Ingenieros Informáticos del Principado de Asturias.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook