Entrevista | Fernando Figaredo Nuevo alcalde de Proaza

"Me gustaría que se viese Proaza como un sitio para vivir"

"No me voy a liberar ni tendré sueldo, pero no lo veo mal; ser alcalde no es un pasatiempo y hay mucho que gestionar"

Fernando Figaredo, ayer, con el Ayuntamiento de Proaza al fondo. | Juan Plaza

Fernando Figaredo, ayer, con el Ayuntamiento de Proaza al fondo. | Juan Plaza / Xuan Fernández

Xuan Fernández

Xuan Fernández

Fernando Figaredo (Oviedo, 1969) se convirtió el pasado viernes en el nuevo alcalde de Proaza por el PP gracias a una moción de censura que apoyó el único concejal de IU, desbancando del poder al PSOE.

–Lleva dos días de Alcalde, ¿qué ha hecho?

–Tengo una sensación de responsabilidad total y de concentración. Recibí muchas llamadas, de todos los partidos y de mucha gente. Ya hay quien me dice lo que hace falta. "Acuérdate de esto, de lo otro...". Estoy con ganas y, ante todo, nos ponemos con humildad a disposición de todos los vecinos.

–¿Tuvo emoción en la moción? El concejal de IU llegó solo tres minutos antes.

–No, para nada, estaba calmado y así se lo decía a Álvaro (Queipo), mi presidente), que es una persona cercana y cariñosa, que te apoya. Porque en esto de la política hace frío.

–¿Por qué lo dice?

–No llevo nada en política, dos años, pero te sientes solo en muchas cosas y la responsabilidad es tuya. Los medios te preguntan, tienes que hablar delante de la gente... Tengo suerte, eso sí, porque tengo un gran equipo.

–Tendió la mano al PSOE y a IU.

–Me gustaría que hubiese consenso, porque los problemas son los que todos conocemos. La cuestión es cómo afrontarlos. Respeto mucho a Jesús (María García, exalcalde) y a Juan (Álvarez, concejal de IU), que llevó la moción hacia adelante con toda la presión que tuvo y tendrá.

–¿Qué necesita Proaza?

–Me gustaría que la gente viese a Proaza como un sitio para quedarse a vivir, porque está bien situado respecto a Oviedo, Gijón, Avilés... Hay gente aquí que ya está viviendo gracias al teletrabajo y para eso tenemos que mejorar los servicios.

–Es el último alcalde del PP en llegar en este mandato, ¿más responsabilidad?

–Yo vine aquí porque tengo mucho cariño a esta zona por amigos que tengo y otros que echo de menos, como Suso, el panadero. Dije: voy a presentarme por Proaza. Tuve que confeccionar una lista y me costó muchísimo.

–¿Y cómo le reclutaron para la política?

–Me animaron mucho mis amigos. En el PP había entrado asesorando en una comisión de caza, pesca y montes. Me gustó la idea porque ves que tienes capacidad de influir. Siempre tuve ideales de derechas, pero nunca había estado vinculado activamente al partido. Fue todo muy rápido. Y no sabe lo que me costó hacer la lista... Nadie quería dar el paso y había mal sabor de boca con los anteriores políticos del PP aquí, por lo que fuese. Conseguimos hacer la lista a base de llamar y tuve mucha suerte, me tocó la lotería con el equipo que tengo, que no para de ayudarme.

–Tras presentar la moción, el PP asturiano dijo que era un "golpe de efecto" a nivel regional. Pero, tras ganarla, el discurso se centra en lo local.

–Esto es municipalismo y todos estamos de acuerdo en los problemas.

–¿Cuál será su primera medida?

–Solucionar el agua de Caranga, es con lo que me voy a poner. Cada vez que llueve fuerte, el agua por el grifo sale turbia y eso es un problema serio. Tenemos que buscar una solución y creo que pasa por una asistencia técnica que nos asesore. También hay varias pistas pendientes de arreglar.

–¿Y la Senda del Oso?

–La gente protesta porque el firme está mal y para los que la hacen en bicicleta es un problema, porque les vibra el manillar. Los usuarios dicen que hay mucho bache y eso hay que arreglarlo. Y, luego, la seguridad. Las barandillas están mal y aquí ya hubo muertos, gente que se cae y se mata. Tenemos que estar pendientes continuamente.

–¿Cómo están las cuentas del Ayuntamiento?

–Tenemos que empezar a mirarlo, todavía no me dio tiempo. Los presupuestos están aprobados y tenemos que ejecutarlos. El total es algo más de un millón de euros.

–¿Quién será su socio prioritario?

–Quiero contar con Juan, que me apoyó en la moción, pero también buscaré el apoyo del PSOE. Aunque parezca increíble, quiero que estemos todos de acuerdo. Con IU contaré, porque me apoyó, pero con el resto también.

–¿Qué le gustaría haber conseguido en tres años?

–Solucionar los problemas básicos y que la gente viese a Proaza como un sitio para vivir, dando la vuelta a la curva.

–Usted vive en Pola de Siero, trabaja en Oviedo, ¿cómo va a hacer?

–Organizándome, porque también tengo familia. Utilizaré los días de descanso para venir al Ayuntamiento y contar con los de mi lista.

–¿Cobrará?

–No, no estaré liberado, solo los gastos. Los demás alcaldes de alrededor sí tienen sueldo y yo estoy de acuerdo. No me voy a liberar, pero las veo bien. Hay que gestionar fondos y muchas subvenciones. Insisto: no me voy a liberar, pero habrá que buscar la fórmula que algún concejal pueda hacerlo. Esto no es un pasatiempos. Tengo gana de reunirme con todos los alcaldes y en cuanto pueda lo haré.

–¿Y con Barbón?

–También. Todavía no tuve tiempo a pedirla, lo voy a intentar. Además, lo conozco, aunque él no se acordará. Coincidí con él cuando yo era funcionario y él alcalde de Laviana.

–¿No hay demasiados concejos en Asturias?

–Sí, porque además tenemos el problema de la despoblación. Habría que unificar la gestión por optimizar recursos.