17 de junio de 2020
17.06.2020
La Nueva España

La Universidad para Peques se prepara para volver en verano

La actividad, cuya sede principal se encuentra en el campus de Mieres, organizó el año pasado un exitoso campamento urbano

17.06.2020 | 20:06
La Universidad para Peques se prepara para volver en verano

La crisis sanitaria del coronavirus paralizó uno de las actividades que más alegrías estaba dando al campus de Mieres durante los últimos meses, la Universidad para Peques, que tenía en Barredo su sede principal. Pero el servicio se retomará en breve, tal y como aseguraron fuentes de la Universidad de Oviedo, donde confirmaron que están trabajando en el diseño de las actividades estivales y que próximamente darán a conocer cómo se desarrollarán.

Tras retomar los exámenes presenciales, era lógico dar el siguiente paso en la Universidad de Oviedo con la Universidad para Peques, sobre todo después del éxito cosechado el año pasado, cuando se puso en marcha. Y es que este servicio se dedica durante el año a realizar talleres científicos para niños, mientras que en verano, en su edición anteriores, probaron los campus científicos.

A diferencia de los talleres, y al tratarse de campamentos urbanos, la actividad dejó de ser gratuita, pero con un precio bastante ajustado. La actividad se denominaba "Campus Científicos UniPeques", y estaba destinada a niños de entre cuatro y nueve años. Además, se desarrolló durante cuatro semanas, entre los meses de junio y julio, en la sede mierense de la Universidad para peques, que se ubica en el edificio de investigación del campus de Mieres, así como en las instalaciones deportivas del campus. Esta por ver si el proyecto para este año es similar o plantea una renovación total, ya que la Universidad para Peques ha ido evolucionando desde su puesta en marcha en Mieres hace año y medio.
Los campus científicos estaba destinados cada semana a un tema diferente: ciencia y arte; mezclas misteriosas; ¿qué le pasa al planeta?; robots, máquinas e inventos. Su resultado fue bastante exitoso, llegaron niños de todas partes de Asturias y, en algunos casos, profesores de la Universidad de Oviedo que no trabajaban en Mieres pidieron un despacho temporal en Barredo para poder llevar a sus hijos a estos campus y seguir trabajando. De este modo, el servicio también ayudó a la conciliación familiar y laboral de los propios trabajadores de la Universidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído