Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Bárbara y sus socios quieren exportar el blindado "Dragón", que fabrican en Trubia

La sociedad Tess Defence pretende presentar el vehículo blindado a licitaciones en los mercados internacionales, principalmente en Europa

La primera barcaza del «Dragón» fabricada en Trubia.

Santa Bárbara Sistemas quiere exportar en los mercados internacionales el "Dragón" que construye en la Fábrica de Armas de Trubia (en Oviedo) para el Ejército español. La intención es la de presentar el vehículo, cuyas primeras unidades se están montando ya en la planta de Alcalá de Guadaira (Sevilla), a nuevas licitaciones, especialmente en Europa. Quieren salir a competir en el exterior con su "Dragón".

En realidad, en mayo de 2020 se constituyó una nueva sociedad bajo el nombre de Tess Defence –de la que forman parte Santa Bárbara Sistemas, Indra, Sapa Placencia y Escribano Mechanical and Engineering– que fue la que se adjudicó el contrato para fabricar los 348 vehículos de combate sobre ruedas (VCR) en una primera fase y que en las dos siguientes llegará hasta el millar de blindados.

Con las primeras unidades de este encargo ya en el horno, esta unión de empresas está planeando dar el siguiente paso, que supone mirar hacia los mercados exteriores. Al extranjero. Además, la unión está resultando tan fructífera que ya piensan en optar de forma conjunta a nuevas licitaciones para la fabricación de blindados. En su propia web lo dejan claro: "Tess Defence no nace limitada a un único programa, la vocación es superar los límites del programa 8x8 y apoyar a largo plazo al Ejército".

Además, acaban de producirse los primeros cambios en la cúpula directiva de esta unión de empresas. Juan Escriña, actual director general de Santa Bárbara Sistemas, ha sido nombrado recientemente como presidente del Consejo de Administración de Tess Defence en sustitución de Ignacio Mataix, que es también consejero delegado de Indra.

A partir de ahora, Tess Defence tiene la intención de abrir lo que han denominado como un periodo de reflexión sobre la gobernanza de la compañía. En definitiva, lo que pretenden es llevar a cabo varios cambios en la toma de decisiones, que ahora mismo es demasiado rígida ya que requiere la unanimidad de todos los miembros para poder dar cualquier paso.

En el caso del Ejército español los "Dragón" que se están fabricando en Trubia sustituirán a los BMR 600, cuya efectividad había quedado en entredicho tras un ataque sufrido por una patrulla española de "cascos azules" en el Líbano. El nuevo modelo que se está construyendo en Oviedo pesa mucho más que su predecesor (alcanza las 33 toneladas) y es capaz de "volar" superando los cien kilómetros por hora por carretera, una velocidad muy alta para este tipo de vehículos. Su blindaje es capaz de resistir balas perforantes de gran calibre y minas antitanque.

Las primeras de las barcazas de este vehículo de combate sobre ruedas llegaron a la fábrica de Alcalá de Guadaira allá por mediados de marzo, donde se está procediendo al montaje final, que está prácticamente listo. De hecho, la entrega de los primeros vehículos debería de tener lugar antes de que acabe este caluroso verano. En Trubia se llevaron a cabo las labores de soldadura, mecanizado, pintura e inspección final. Aunque los trabajos previos se habían realizado en Suiza, en las instalaciones de la compañía Mowag, una filial de General Dynamics con sede en la localidad de Kreuzlingen. Era parte del plan. De hecho, algunos trabajadores de la fábrica trubieca estuvieron en Suiza formándose para poder desarrollar los trabajos. La precisión es fundamental.

La compañía va cumpliendo con los plazos a rajatabla. El millonario contrato entre el Ministerio de Defensa y Tess Defence establecía que en la primera fase se tenían que fabricar 348 unidades de estos potentes blindados. Los trabajos previos de preparación llevaron su tiempo. La propia factoría tuvo que adaptarse para acoger estas labores, Santa Bárbara dotó a sus instalaciones trubiecas de nuevos robots de soldadura, así como equipos de corte y viraje. Ahora, durante el verano, la factoría ovetense continúa adaptándose. En esta ocasión, para poder acoger también el montaje de estos vehículos, una labor que hasta ahora se viene haciendo en la factoría sevillana y que en 2023 asumirá Trubia.

Compartir el artículo

stats