Suscríbete

La Nueva España de Siero

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ricardo Junquera

Ingrid la peregrina

Se llamaba Ingrid y la conocimos en el albergue de Santa Irene, la última noche antes de llegar a Santiago de Compostela. De aquello hace ahora ya algo más de quince años. Aquella peregrinación la hice con Juan, maestro de peregrinos y fundador de la Asociación de Amigos del Camino de Siero, Noreña y Sariego. Íbamos haciendo el Camino Primitivo, y aquel día hicimos alto en el albergue de Santa Irene, a un paso ya de la Plaza del Obradoiro y del Apóstol. Era la primera vez que yo hacía el Camino andando, y la cercanía del final te llenaba de un algo que no puedes entender si no has hecho el Camino.

Y allí, en aquel albergue, nos encontramos con Ingrid, una alemana de mediana edad, alta y fuerte, que había iniciado su Camino en Constanza, Alemania, hacía ya casi tres meses; iba sola, y esa emoción que nosotros llevábamos encima ella la tenía multiplicada. Habían sido muchos días, muchos kilómetros desde que salió, y estaba allí, tan cerca ya… Aquella noche, mientras compartíamos cena en el albergue, en un español entendible nos estuvo contando alguna de las peripecias y anécdotas de su viaje, con una expresividad solo propia de quien pone su alma en lo que hace. Le preguntamos que qué la había impulsado a hacer ese camino tan largo y nos respondió que una promesa, pero de eso no quiso hablar más; aunque entre risa y risa de cuando en cuando veíamos como se le escapaba alguna lágrima. Era la emoción del llegar, decía. Después de la cena nos fuimos a descansar, antes de iniciar la mañana siguiente la última etapa de nuestros Caminos.

Y aquella mañana pasó aquello. Juan y yo ya estábamos cerrando las mochilas, sobre nuestras literas. Ingrid hacia un momento que había salido de la estancia y se dirigía escalera abajo, que los dormitorios estaban en la planta superior. Y oímos un ruido tremendo precisamente en la escalera; uno de esos ruidos que te avisan de que acaba de pasar algo que no debería haber pasado. Dejamos las mochilas y echamos a correr hacia allá. Y allí estaba Ingrid, tirada en el suelo al final de la escalera, tumbada sobre su mochila, llorando y quejándose y agarrando con las manos una de sus piernas. Juan, más ágil que yo, se plantó abajo en un segundo, le tocó la pierna, y mirándome me dijo: se la ha partido. Os digo que, como todos, he visto llorar en mi vida a mucha gente; pero pocas veces con la rabia tan llena también de pena con la que lo hacía aquella chica. Mientras yo salí a llamar al 112, Juan se quedó con ella, dándole la mano, tratando de animarla. Oí como le decía: «Mira Ingrid, tranquila, es que el Apóstol a veces es muy juguetón y te la ha armado un poco; quiere que vuelvas a hacer el Camino, que si no fuera por esto ya no te hubieras acordado más de él». Al poco llegó la ambulancia y se la llevó. Nosotros tampoco pudimos evitar acabar nuestro Camino con la rabia de haber vivido aquello, y aunque solo la conocimos aquella noche, en nuestro abrazo peregrino de llegada a la puerta de la Catedral supimos que ella también nos había acompañado.

Desde entonces, cuando alguna vez se me tuerce o me sale mal alguna tontería del día a día, intento acordarme de Ingrid la peregrina, que hizo casi dos mil quinientos kilómetros andando y se quedó en la puerta del final de su Camino. Tengo la certeza de que alguna vez volvió para cumplir su promesa. Seguro que sí. Por eso me acuerdo de ella.

Compartir el artículo

stats