22 de noviembre de 2018
22.11.2018

Los "antibablistas" calientan el debate de la oficialidad: "Toda una suerte de buscavidas quiere vivir de ello"

La Plataforma contra la Cooficialidad califica a la llingua de "constructo lingüístico impostado" y espera que el asunto se rechace en la Junta

22.11.2018 | 14:43

La Plataforma contra la Cooficialidad también ha querido posicionarse respecto a la votación de la Junta del Principado de este viernes, en la que los diputados autonómicos se posicionarán sobre si se debe iniciar el trámite de reforma estatutaria para incluir la oficialidad del asturiano. Después de que ayer se posicionase la Xunta pola Defensa de la Llingua, pidiendo "altura de miras" al parlamento asturiano para que salga adelante la iniciativa planteada por Podemos e IU, hoy se ha manifestado la parte contraria con un comunicado sobre el asunto. Y lo hace sin ambages y con palabras más que contundentes: "Esta propuesta lo único que aspira es a inocular en Asturias la semilla del nacionalismo supremacista que vienen padeciendo otras regiones españolas y a crear una casta laboral de privilegiados que pretenden blindarse el acceso a la función pública bajo la excusa del conocimiento de una lengua artificiosa, ajena a la realidad asturiana y a las necesidades comunicativas de los asturianos", expresa el comunicado firmado por Javier Jové, portavoz de la plataforma.

"Tenemos la esperanza de que mañana no prospere la disparatada propuesta de Podemos e Izquierda Unida de imponer a los asturianos la oficialidad del bable", expresa la Plataforma contra la Cooficialidad, que resta toda validez a la llingua. "La oficialidad implicaría que el conocimiento del 'babloa' sería obligatorio para determinadas plazas públicas y, en otros casos actuaría como mérito, creando como una barrera de entrada a los profesionales de otras procedencias. La sanidad pública asturiana vería limitada la atracción de buenos médicos y la universidad de buenos profesores, tal y como está sucediendo ya en otras regiones españolas. Ya no optaríamos a tener los mejores médicos, sino aquellos médicos que usan un constructo comunicativamente inútil y lo mismo pasaría en cualquier plaza de la administración pública".

"Además, alertamos del exorbitante coste que supondría el disparate de la oficialidad, que ascendería a 73 millones de euros al año sólo en costes directos para la Administración Pública y cómo esos recursos tendrán que ser detraídos de otras partidas, como de la conexión ferrroviaria con el aeropuerto, proyecto que al que el Principado ha renunciado por falta de fondos, un proyecto que costaría unos 45 millones de euros de una sola vez. Poco más que la mitad que la cooficialidad", agrega la plataforma..

Asimismo, en el comunicado se preguntan "cuáles son las prioridades de los asturianos, y si estarían dispuestos a continuar renunciando a una mejora de las comunicaciones de la región a cambio de subvencionar la imposición de este constructo artificioso del que pretenden vivir toda una suerte de buscavidas, profesores con cuota, académicos de su propio invento y políticos sin escrúpulos. Si una región empobrecida quiere seguir sin subirse al tren de la modernidad pero desea costear la disparatada aventura del bable oficial".

Y sentencian: "Nos interesa saber, además, si las familias asturianas desean asumir todo el chiringuito administrativo que desembocará de la cooficialidad, además de asumir que sus hijos sean forzados a aprender un constructo lingüístico impostado e inútil para su futuro laboral en un mundo cada vez más globalizado".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído