Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Cómo está la salud del tenis asturiano? Las principales cifras y las opiniones de los expertos

Los profesionales piden aprovechar el tirón de Pablo Carreño tras su bronce en Tokio y consolidar el deporte de la raqueta en la región

Niños jugando al tenis en el Grupo Covadonga, hoy en Gijón

Niños jugando al tenis en el Grupo Covadonga, hoy en Gijón Ángel González

El tenis asturiano está de enhorabuena tras el bronce de Pablo Carreño en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. La victoria del gijonés se vivió con una inmensa alegría en los clubes de tenis de Asturias, que esperan que el triunfo del deportista anime a los más jóvenes a iniciarse en la práctica de la raqueta.

Esta temporada, el número de licencias para competir está en 1.800, aunque hay alrededor de 5.000 practicantes. Fernando Castaño, presidente de la Federación Asturiana de Tenis, admite que el tenis asturiano “no está en su mejor momento”. Por ello, el objetivo de los clubes de tenis es, como comenta Tito Cueto Felgueroso, presidente del Club de Tenis de Gijón, es “buscar que el deporte se consolide y se convierta en parte de la vida diaria de las personas”.

En la franja de edad de los 17 a los 20 años hay un alto grado de abandono del tenis entre los jóvenes asturianos. Algunos optan por irse becados a Estados Unidos para poder triunfar. Otros dejan de lado la raqueta para centrarse en los estudios. Cueto-Felgueroso también pone el foco en un vacío en la franja comprendida de los 20 a los 30 años.

Desde la Federación, coincidiendo con el tirón de Carreño, pretenden reactivar el interés con un centro de tecnificación en La Morgal y la creación de ligas regionales.  Antonio Retama, presidente del club de Tenis de Oviedo, señala lo difícil que es destacar en tenis: “Hay mucha rivalidad y países que se centran en este deporte. Además, requiere una gran dedicación y mucho sacrificio".

Un grupo de niños, esta mañana en el Grupo Covadonga, de Gijón Ángel González

No obstante, España es uno de los lugares escogidos por tenistas de todo el mundo para formarse. “Aquí tenemos de las mejores escuelas del mundo”, afirma Retana. Sin ir más lejos, el ganador de tres “Grand Slam”, Andy Murray, apostó por Barcelona para completar su formación profesional.

Otra de las ventajas es la climatología del país, que Retama califica de “muy buena, especialmente para tierra batida, dónde somos una potencia”. En eso, en el clima, Asturias falla: no suele acompañar y la escasez de pistas de tenis cubiertas hace que los amantes de este deporte tengan que optar por el pádel en los días de lluvia. Esto no implica, según los profesionales, que el pádel esté superando al tenis. Más bien al contrario. Retana y Cueto-Felgueroso coinciden en que “son complementarios”.

José Ramón Rodríguez, presidente del Club de Tenis de Avilés, relata que “ el tenis tiene mucha aceptación, especialmente entre los niños pequeños". Y añade que, para ellos, “es importante tener una figura como Pablo Carreño porque es un espejo dónde mirarse”. El presidente de la Federación lo corrobora: “Cuando hay un referente la gente se anima, especialmente cuando es alguien tan cercano como Pablo. Siempre que viene por aquí se pasa a ver a los niños”.

"Es un deporte bonito y con grandes tenistas. Siempre da alegrías a este país”, dice José Ramón Rodríguez, presidente del Club de Tenis de Avilés. Está claro que tener en España tenistas de tal nivel supone una motivación para que los más jóvenes apuesten por este deporte. Tras Nadal, el siguiente español es Carreño. “Es difícil ser el número uno del mundo. En el tenis ya es todo un hito estar entre los 100 mejores, pues imagínate estar en el top 10”, apunta Retana, en alusión a lo que ha conseguido el gijonés.

El tenis asturiano tiene presente y tiene futuro. Por el momento, Asturias parece tener cantera y son las chicas las que más destacan, pero tener una figura como Carreño va a influenciar. “Es todo un ejemplo a seguir, en lo deportivo y como persona. Nunca tiene una mala palabra o un mal gesto”, señala Retana.

Compartir el artículo

stats