Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día sobre los Juegos, el Oviedo y el Sporting: El tembleque de los Juegos y ese aborigen

Japón amenaza con echar el cierre a los Juegos antes de empezar, Alfonso Peláez deja huérfano al sportinguismo crítico y el Oviedo y el Sporting preparan su estreno veraniego

Jugadores de tenis de mesa, durante un entrenamiento en los Juegos Olímpicos

Jugadores de tenis de mesa, durante un entrenamiento en los Juegos Olímpicos EFE

Ojo, ojo. Paren máquinas. Los japoneses no descartan echar el freno a los Juegos Olímpicos a unas horas de que el evento deportivo más gigantesco que existe comience a rodar. Pocos son los vecinos del país nipón que quieren los Juegos en plena pandemia. Y no es una opinión, es una realidad. Ahí están las encuestas. Más aún, ahí está la actitud de las marcas, de los patrocinadores, muchos de los cuales han “volado” para evitar que los incluyan dentro del pelotón de los repudiados.

Mientras, aquí en casa, las cosas siguen más o menos igual. En realidad, un poco peor porque ya no habrá nadie a la puerta de la droguería radiografiando la vida que pasa con fino ojo analítico. Alfonso Peláez, el aborigen de la calle La Merced, se ha ido. El sportinguismo crítico, el de la exigencia de antaño, poco amigo de paños calientes y que es capaz de decirle arrivederci al entrenador en un año en el que se rozó el play-off, pierde a uno de los suyos. Y Gijón a uno de esos personajes irrepetibles que nacen en el momento justo y en el lugar adecuado para convertirse en el mejor compendio de lo que es una colectividad, en este caso la gijonesa. Clotas, Ladis, Ramón el Colorau, Bardales, Dioni Viña… la lista de bajas sigue aumentando. Son esos días en los que los malos estarán contentos.

El sportinguismo crítico pierde a uno de los suyos. Y Gijón a uno de esos personajes irrepetibles que nacen en el momento justo y en el lugar adecuado para convertirse en el mejor compendio de lo que es una colectividad, en este caso la gijonesa

decoration

Pero la vida sigue y el Sporting y el Oviedo ya calientan en la banda para empezar a jugar esos amistosos de verano que sirven para poco. En nada se van a parecer los equipos que saquen estos días el Cuco y David Gallego a los que comiencen la Liga. Pero por algo hay que empezar y hay que ver el nuevo género: Cornud, Christian Rivera, Jirka, Costas, Kravets… Aunque antes habrá que echar un ojo al tembleque de los japoneses, no vayan a devolver con portes pagados a María López, Carreño, Craviotto y Entrerríos, y ver lo que harán con los ajustados uniformes de las chicas de voley y balonmano. Mucho tomate.

Compartir el artículo

stats