Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día sobre el Sporting y el Oviedo: La doble (in)felicidad

El “fúrgol” de la madreñina astur vive en un estado de doble (in)felicidad. Ya saben, cuando a ti te va bien y al enemigo íntimo mal pero que muy mal, parece que todo es maravilloso

David Gallego a su llegada al Aeropuerto de Asturias MARA VILLAMUZA

El “fúrgol” de la madreñina astur vive en un estado de doble (in)felicidad. Ya saben, cuando a ti te va bien y al enemigo íntimo mal pero que muy mal, parece que todo es maravilloso. Eso es lo que viene sucediendo estos días. En Gijón ya no encuentran calificativos para explicar lo que le ha sucedido al Sporting de Gallego, Javi Rico y, sí, Javier Fernández. Repartan las culpas como quieran.

De lo único de lo que no se puede echar mano es de la lógica para analizar un hundimiento que llama mucho más la atención teniendo en cuenta que se ha producido desde lo más alto. La sensación es que el Sporting es una canica de plomo que se hunde y se hunde y a la que solo salvará llegar cuanto antes al fondo. El problema es que en una de estas se trata del fondo abisal, que no hay que olvidar que en este “fúrgol” moderno los hay como el Dépor, el Recreativo o el Racing de Santander de los que nunca más se supo.

La sensación es que el Sporting es una canica de plomo que se hunde y se hunde y a la que solo salvará llegar cuanto antes al fondo. El problema es que en una de estas se trata del fondo abisal

decoration

Queda tiempo para todo, pero a los rojiblancos les urge recuperar el terreno perdido para, primero, alcanzar la tierra prometida de los 50 puntos. Lo que está por ver es si lo harán con Gallego a bordo o con nuevo capitán. Y si llega uno nuevo habrá que saber si el modelo sigue siendo el mismo o nos contarán que falta liderazgo y que en Finlandia y Turquía hay de sobra. Todo dependerá de JF y sus compañeros de la zona abuhardillada de Mareo, sumidos estos días en una doble infelicidad solo separada por 28 kilómetros. De momento, el pulgar sigue hacia arriba.

Compartir el artículo

stats