Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Llegan los primeros fondos europeos para lanzar el autoconsumo eléctrico en Asturias

La oferta de ayudas supone 14,5 millones y podría duplicarse si hay demanda l El Gobierno regional detecta “un gran interés”

Instalación de autoconsumo energético en la cofradía de Bustio.

La Unión Europea aportará 14,5 millones de euros para que las comunidades de vecinos y las empresas asturianas tengan más fácil ser independientes desde un punto de vista energético, colocando en sus tejados paneles solares o, en el caso de las compañías, teniendo acceso a equipos de generación eólica. Las líneas de ayudas, con cargo a los nuevos fondos europeos (Next Generation), tienen como objetivo que el autoconsumo y el almacenamiento energético despegue en la región. El Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA) publicó recientemente tres líneas de subvenciones que quedaban por convocar, de un total de seis para las que el Principado está detectando un gran interés. Previamente, el Gobierno regional había eliminado trabas administrativas para favorecer las instalaciones de renovables.

Las ayudas apoyarán la inversión en equipos y materiales, la obra civil, los equipamientos electromecánicos, los sistemas de gestión y monitorización, la redacción del proyecto o las memorias técnicas, entre otras actuaciones. La intensidad de las subvenciones varía en función del perfil del beneficiario y del tipo de instalación que se quiera.

Por ejemplo, en el caso de la energía solar fotovoltaica las ayudas están limitadas a proyectos de un máximo de 5 megavatios (MW) y podrán llegar a cubrir el 15% del coste en el caso de una gran empresa y hasta el 45% si se trata de una pyme. Para el sector residencial los porcentajes son diferentes: los particulares podrán beneficiarse de fondos que sufraguen el 40% en instalaciones individuales y el 50% si el autoconsumo va a ser colectivo. También son distintos los niveles de apoyo al sector público, donde las ayudas pueden llegar a cubrir el 70% de la inversión.

En el supuesto de que se quiera instalar energía eólica –hasta 5 MW por proyecto– la cuantía de las subvenciones oscilará entre el 20% del coste para una gran empresa y el 50% al que pueden llegar en el caso de las pymes.

Estas ayudas también pretenden propulsar el almacenamiento, por lo general mediante tecnología de baterías. La intensidad de las ayudas variará entre el 45% y el 65%, dependiendo del tamaño de la empresa. En el caso de los particulares y del sector público, la subvención podría llegar hasta el 70%.

Hay una variable más aún. Las ayudas reservan una partida para potenciar el autoconsumo y el almacenamiento de energía en los municipios que están en riesgo de despoblación. Por eso, si la empresa o el particular que soliciten la subvención están establecidos en un municipio de menos de 5.000 habitantes, a todos los porcentajes comentados en los párrafos anteriores se les suma un 5% adicional.

Si la demanda excediera los 14,5 millones de los fondos por ahora disponibles –8,9 millones reservados para las comunidades de propietarios y viviendas unifamiliares–, esa cantidad podría ampliarse con facilidad, explicaron fuentes del Gobierno. En el conjunto del país, la estimación inicial es que se repartan 660 millones en ayudas, susceptibles de duplicarse (1.320 millones) si hubiera la suficiente aceptación.

Estos programas de subvenciones, con cargo al dinero del plan de transformación europeo, suponen las primeras ayudas de este tipo a nivel nacional para intentar hacer despegar el autoconsumo y el almacenamiento energético. Las condiciones fueron consensuadas por las comunidades autónomas hace varias semanas.

Empleo y actividad

Según las explicaciones del Principado, las ayudas tienen también otro objetivo: fomentar la creación de empleo en el incipiente sector de las energías renovables, a la vez que se mejora la competitividad de las empresas y de los particulares que van ver como sus costes energéticos se reducen.

Las estimaciones que hace el Gobierno asturiano suponen que las citadas líneas de ayudas permitirán instalar en la región hasta 17,3 megavatios de nueva potencia renovable térmica y eléctrica en autoconsumo y una capacidad de almacenamiento de hasta 5,4 megavatios/hora. El Principado asegura que los denominados como programas 1 y 2 –específicamente dirigidos a potenciar este tipo de instalaciones en el sector servicios, el industrial y el agropecuario– ya están recibiendo numerosas solicitudes.

En cuanto al autoconsumo con tecnología fotovoltaica, antes de 2019 este tipo de instalaciones eran prácticamente irrelevantes en la región, con sólo 18. A partir de ese momento los números comenzaron a subir. En 2019 se construyeron 23 instalaciones y en 2020 llegó a 147. A fecha de 15 de noviembre de 2021 (último balance hecho por el Principado) funcionaban ya 253.

Compartir el artículo

stats