Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Gómez Cuesta

Palabras con silencios

Javier Gómez Cuesta

Párroco de San Pedro

J. Ratzinger, buscador de la verdad

La Verdad, con mayúsculas y con minúsculas, en la teología y en el mundo intelectual y del pensamiento. Así podemos describir a Joseph Ratzinger, el papa Benedicto XVI, que sorprendió al elegir este nombre aunque para él el más adecuado por lo que significó San Benito y los Benedictinos en la cultura europea, que ha sido uno de los campos de preocupación y contribución suya. Mucho se ha escrito de él en estos últimos días por diversas personas de variada ideología o mentalidad. Me vino al pensamiento la figura del Cid que, según la leyenda, ganó la batalla después de muerto. Sin duda fue el papa más criticado de los últimos tiempos, especialmente por los de "casa", pero también el más elogiado por su magisterio y sus intervenciones en foros académicos y políticos como en el Parlamento inglés, el 17 de septiembre de 2010 y en el alemán el 22 de septiembre de 2011, dos discursos memorables para la historia del parlamentarismo.

Tuve la suerte de poder saludarlo tres veces, en las visitas "ad limina" acompañando al arzobispo Don Gabino, una de ellas en la plaza de San Pedro, donde nos encontramos casualmente, él vestido de sotana negra y cubierto por una boina, sin otros distintivos. En la conversación afectuosa y sencilla pude ver que nada tenía de aquel "panzerkardinal" y mucho menos del "rottweiler de Dios" como algunos le apostillaban. Practicó la verdad con amor y el amor con la verdad; para él eran inseparables, lo dejó claro en la "Caritas in veritate".

Mi primer conocimiento de J. Ratzinger fue con el Concilio Vaticano II. Su celebración coincidió con mis estudios de teología en Comillas. Pronto saltó a la fama un joven teólogo alemán que asistía como asesor del cardenal J. Frings de Colonia. Tuvo una gran importancia en las primeras sesiones, cuando hubo que reestructurar todos los documentos preparados bajo la dirección del Ottaviani, por otros de teología más actual, la que estaba ya vigente en la Universidades Europeas. Ratzinger, 35 años, brillante, le preparó el discurso más crucial que pronunció el cardenal Frings el 27 de noviembre de 1962. Era un momento crítico. Basta hojear la historia del Concilio de Giuseppe Alberigo, para ver que su nombre aparece citado decenas de veces.

No fue solo un gran teólogo, fue también un intelectual de prestigio que salió al areópago del pensamiento para dialogar y debatir con valentía y sabiduría, cual Pablo de Tarso, con los intelectuales más sobresalientes de su tiempo, agnósticos y ateos: Flores DÀrcais, J.Habermas, Onifreddi... Hoy se echan de menos personas que actualicen este dialogo, tan necesario en esta etapa de secularización, en la que "la razón necesita de la fe y la fe de la razón". Resucitar este dialogo lo tendría como su primer milagro.

Compartir el artículo

stats