Suscríbete

La Nueva España de Siero

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eroski deja Paredes tras “años de pérdidas” y por la “imposibilidad de revertir la situación”

El alcalde de Siero, Ángel García, se ofrece para negociar la recolocación de los trabajadores afectados en empresas como Aldi o Amazon

El hipermercado de Eroski en Parque Principado. | I. G.

El cierre del Eroski de Parque Principado (Paredes) que se hará efectivo entre marzo y abril –sin mayor concreción de fechas– viene de años de “resultados económicos negativos” y de la “imposibilidad de revertir la situación”, según reconocen fuentes de la Confederación Independiente de Comercio (Fetico). El pasado viernes se realizó la comunicación oficial a los trabajadores, a quienes la decisión no ha cogido de sorpresa.

La medida deja sin empleo a alrededor de cuarenta trabajadores, unos treinta son socios de la cooperativa y ocho por cuenta ajena. Desde Fetico, ya se han puesto a disposición de la plantilla para negociar las condiciones de los despidos.

El alcalde de Siero, Ángel García, se enteró a la vez que el sindicato y los trabajadores de la noticia. “Cualquier cierre de una empresa es malo. Desde el Ayuntamiento, le ofrecimos a la dirección de la empresa poner medios municipales para la colocación de las personas a las que no se les pueda garantizar un puesto de trabajo”, afirmó el Regidor. García añadió que el Consistorio está dispuesto a hacer de mediadores con entidades que ya se están implantando en el municipio, como Aldi o Amazon, para que contraten a los de Eroski. “Esto casa con la voz que he levantado por la modificación de las directrices de comercio y el cambio de hábitos. Con el crecimiento de la compra online, no será el último cierre”, añadió.

No obstante, la compañía vasca ya tenía problemas desde hace años. Eroski fue una de las promotoras de la apertura de Parque Principado en el año 2001. Sin embargo, en uno de los cambios de dueños que hubo, pasó de tener el suelo en propiedad al régimen de alquiler.

El contrato era hasta 2023, incluyendo una cláusula que permitía la rescisión con cuatro meses de antelación por cualquiera de las partes.

Esa fue la principal causa por la que se truncó, en el año 2016, la operación de compraventa con Carrefour. Todo parecía indicar que los dueños de ese momento, que no son los mismos que los actuales (el grupo alemán ECE) tenían otros planes para esa misma superficie y no querían la implantación de otro supermercado. Ahora, se han confirmado los peores presagios y comienzan los procesos de negociación, después de que se truncara, de manera definitiva, la venta a un tercero. La empresa valoró diferentes opciones, antes de tener que llegar al cierre, pero, al final, fue inevitable. No hay una fecha confirmada, solo la comunicación oficial y la disposición de las partes de llegar al mejor acuerdo posible.

Compartir el artículo

stats