Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigan a la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias y a su gerente por estafa procesal y falsedad documental

La OSPA ganó un juicio a cinco de sus músicos interinos gracias a la supuesta falsificación de un acta al que se cambió la fecha

Berta Piñán y Ana Mateo (a la derecha), en un concierto de la OSPA en mayo del año pasado.

Estafa procesal y falsedad documental. Esos son los presuntos delitos por los que el Juzgado de Instrucción número 2 de Oviedo investiga, actualmente, a la Orquesta Sinfónica del Principado (OSPA), a su gerente, Ana Mateo, a tres de sus músicos y a dos funcionarias de alto rango de la administración del Principado de Asturias. El motivo: la presunta falsificación de un acta de la Comisión paritaria de la orquesta (formada por tres músicos y tres representantes de la entidad, las seis personas investigadas), un documento que permitió a la OSPA ganar un juicio contra cinco de sus músicos, que trataban de que se viesen reconocidos sus derechos laborales y se les incorporase a la orquesta de forma definitiva tras completar más de tres años como interinos.

Los hechos se remontan a abril del año pasado. Por esas fechas, cinco músicos de la OSPA habían presentado una denuncia contra la orquesta, amparándose en el convenio colectivo, para incorporarse de forma definitiva a la formación. Cuatro días antes de la vista en sede judicial, la gerente, Ana Mateo, convocó a la comisión paritaria de la orquesta para debatir la interpretación de una serie de artículos del convenio (en concreto el 49, el 50 y el 52) para vetar la opción de que los interinos que lleven más de tres años contratados por la orquesta se incorporen de manera definitiva a la nómina de la formación. Algo que ya había beneficiado a otros músicos que, siempre a través de los tribunales, habían logrado un puesto en la OSPA.

La propia convocatoria ya fue controvertida en el seno de la orquesta, toda vez que Mateo llamó a las personas que formaban la comisión paritaria cuando se aprobó el convenio colectivo (año 2009), y no la actual, con lo que se convocó, en representación del comité de empresa, a tres músicos que ya no forman parte de este organismo.

Este documento fue posteriormente presentado en el juicio, por parte de la abogada de la OSPA, y resultó clave para que se desestimasen las peticiones de los cinco músicos. Pero cuando el documento se mostró en el juicio, en el mismo figuraba, como fecha de la reunión, el 28 de abril de 2010: once años antes del día en el que en realidad se reunió la comisión paritaria.

Ni los músicos ni su abogado fueron conscientes de la falsificación del documento, aunque había algunos aspectos que les resultaban sospechosos. Durante la vista, de hecho, el abogado inquirió a la letrada que representaba a la OSPA sobre la fecha del documento, pero ella defendió que era de 2010.

Semanas después, una vez concluido el juicio y tras varias peticiones, la gerente remitió el original al comité de empresa. El abogado de los cinco músicos pidió copia del documento y se percató de que las fechas no coincidían, constatando además una serie de irregularidades que corroboraban que el documento había sido redactado en 2021, y no en 2010. La primera, que la dirección de la sede de la OSPA se presenta como “Plaza del Fresno, 1”, cuando en 2010 ese enclave de la capital aún llevaba el nombre de “plaza de la Gesta”: el cambio en el callejero, en aplicación de la Ley de Memoria Histórica, se produjo en 2016. Además, el documento estaba encabezado por el actual logotipo de la OSPA, pero esta imagen corporativa fue introducida un par de años después: en ese momento, la orquesta aún se presentaba sobre un logotipo encajado en un pentagrama, y con una barroca clave de sol en su extremo izquierdo, junto a la “O”.

Justo en ese momento se tramitaba, en el Juzgado de lo Social número 4 de Oviedo, el recurso de los cinco músicos contra la primera sentencia. El abogado de los músicos solicitó entonces, a fecha 27 de julio de 2021, que se suspendiese el procedimiento para que sus representados pudiesen presentar la correspondiente querella al entender que la falsificación del documento no fue un error administrativo, y que la OSPA y los firmantes del documento podían incurrir en sendos delitos de estafa procesal y falsedad documental.

La querella, presentada por los cinco músicos contra la orquesta y los seis firmantes del acta, fue admitida a trámite en el Juzgado de Instrucción número 2 de Oviedo el pasado 27 de octubre, y la magistrada-juez acordó incoar diligencias previas por procedimiento abreviado. En el marco de estas diligencias, la gerente de la OSPA, Ana Mateo, ha sido llamada a declarar ante el juzgado el próximo 8 de junio, en calidad de “investigada” (figura antes conocida como “imputada”). Este periódico se puso ayer en contacto con la gerencia de la OSPA para recabar su versión de los hechos, pero Ana Mateo rehusó hacer declaraciones.

Compartir el artículo

stats