Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Irarragorri sigue una vuelta al trabajo sin Gragera y con tensión en el campo

Jony se encara con Varane tras recibir un manotazo del francés | Bruno se reintegra al grupo y José Ángel empieza a tocar balón

Alejandro Irarragorri, tercero por la izquierda, junto a David Guerra e Israel Villaseñor, siguiendo el entrenamiento de ayer en Mareo. | J. Plaza

Desde las mismas escaleras de acceso al vestuario. Alejandro Irarragorri protagonizó la vuelta al trabajo del Sporting tras los dos días de descanso de los que disfrutó la plantilla después de la victoria ante el Zaragoza. El presidente del club rojiblanco y máximo responsable de Orlegi quiso volver a mostrarse cerca del equipo durante la primera parte de una sesión sin presencia de José Gragera y marcada por la intensidad y algún momento de tensión. La mejor noticia fue la vuelta al grupo del lesionado Bruno, mientras que José Ángel avanza en su recuperación y ha comenzado a tocar balón. El domingo, a las 18.30, los gijoneses recibirán al Málaga en El Molinón.

"La mano no, ¡eh!, la mano, no". La advertencia fue de Jony y llegó avanzada la jornada de trabajo del Sporting, durante la disputa de un partidillo. El cangués se fue a por Varane después de que el francés le diera un manotazo durante la disputa de un balón. Las formas enfadaron notablemente a Jony. Varios compañeros se acercaron rápidamente para que la cosa no fuera a más. El calentón duró apenas unos segundos. Varane se acercó poco después a disculparse y ambos se dieron la mano para dar por olvidada la acción.

El rifirrafe entre Jony y Varane llegó minutos después de que Alejandro Irarragorri se dejara ver ante los vestuarios en compañía de David Guerra, presidente ejecutivo, y de Israel Villaseñor, director de gestión deportiva de Orlegi. La cúpula del grupo mexicano está volcada en la nueva etapa abierta en el equipo con Miguel Ángel Ramírez al frente del equipo.

En el verde, además de la ausencia de Gragera, justificada por el club por "molestias en el aductor izquierdo", cuatro guardametas. En el primer entrenamiento sin Diego Mariño, a Cuéllar se sumaron los dos porteros del filial, Bloch y Petr, además del juvenil Nel. Estuvieron dirigidos por Jorge Sariego, nuevo entrenador de porteros. Por lo visto en el ensayo, el plan del técnico rojiblanco parece apuntar a repetir ante el Málaga el mismo dibujo visto ante el Zaragoza.

Compartir el artículo

stats