Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther García López

Archivo

  • 06
    Diciembre
    2019

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    Oviedo asturias

    El texu

    LNE, 26/10/19

    María Esther García López

    Un árbol venceyáu a la vida y a la muerte.

    Agora que s’acerca’l Día los Difuntos, viénense a la memoria tradiciones venceyaes a los muertos. Y viniéronseme asina a la cabeza aquelles corones que texía mi madre, pa llevar al campusantu, nes que nun faltaben les rames de texu, esi árbol que, como si d’una antítesis máxica se tratare, ta venceyáu al mundu de los vivos y tamién de los muertos. El texu ye un árbol que nos llama l’atención ellí onde tea llantáu, como símbolu d’ eternidá. La ilesia tomó esti árbol como símbolu de la eternidá de l'alma y ye común ver texos que medran al pie del campusantu, d’ilesies y capiyes. Ye, amás, árbol sagráu de la mitoloxía asturiana. Representa la rellación entre les persones cola tierra, colos antepasaos; rellación que quiciabes yá heredamos de la cultura celta. El texu simboliza asina’l pasu al otru mundu. Por eso inda güei, por veces, se lleven unes ramines nes corones pa los difuntos, pa que los empobinen pola sienda misteriosa hasta’l País de les Solombres.

    D’otra miente, y teniendo en cuenta la so presencia no mundu de los vivos, hai que saber y sábese que ye un árbol venenosu, a esceición de los sos “ frutos”. Según lleenda, d’antiguo, con velenu de texu suicidábense los guerreros astures antes de ser vencíos.

    Hai un tiempu, nuna visita a Quirós, fui a visitar el texu de Bermiegu, un monumentu natural que presta muncho contemplar. Siéntese al miralu una emoción especial, pensando en que ye testigu de tantes coses que pasaron nos cientos d’años que lleva ellí llantáu, colos sos güeyos máxicos escucando’l mundu, mirando lo qu'asocedió y socede al so alredor. Ye una escultura viva que sabe del andar de munches xeneraciones. Tendrá'l texu de Bermiego nel so interior grabaes, voces y silencios, tristures y allegríes, llárimes y rises. Tien esti texu (como otros) grabada nel so corazón d’árbol, la memoria de sieglos. Pensar nello emociona. Y por estensión esta emoción sentímosla cuando nos alcontramos con texos nel paisaxe, anque nun seyan tan vieyos como’l de Bermiegu, y debe ser porque sabemos que durarán sieglos ellí llantaos onde nacieron. El so porte, la so guapura y l’apegu y consideranza que se-y tien n’Asturies a esti árbol, faen que seya pa nós un árbol máxicu, que de cuando en cuando inda abelluga baxo la so solombra aconceyamientos, agora festivos, como alcordanza y memoria de la práutica d’antaño de celebrar a la so vera “ conceyu abiertu”, onde se tomaron tantes decisiones a lo llargo’l tiempu.

    Hai texos centenarios y milenarios en distintos puntos de la nuesa xeografía. Monumentos naturales a conservar. Si los cortáremos, l’ecu de los sos quexíos quedaría impresu na Naturaleza y sentiríase a lo llargo de fondonaes y regueiros. Esti árbol protector, o totémicu, o curiador d’espacios, forma parte de la nuesa cultura y tresmítenos esi aquel de les coses de nós.

    https://www.lne.es/blogs/filazon/

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook