Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día del Sporting y del Oviedo: Esperar sentados

El Sporting tiene asumido lo que pasará en Vallecas y Arnau no tiene muchas ganas de descolgar el teléfono para atender el "qué hay de lo mío" de Ziganda

La plantilla del Sporting durante un entrenamiento en Mareo

La plantilla del Sporting durante un entrenamiento en Mareo Juan Plaza

Llegan las horas y los días de eso que se llama “esperar sentado”. El primero que lo tiene asumido es el Sporting ante un hipotético resultado positivo para sus intereses en Vallecas. Ni unos ni otros apuestan por eso de “todos somos asturianos”, así que se sobrentiende cuál será el signo de la quiniela. La Derbi del derbi no causó efecto.

Tampoco está el Oviedo para hacer muchos favores tras dos temporadas de sobresaltos y con una reinvención pendiente que nunca llega. Sobre la mesa está ahora la continuidad de Ziganda, que ya se ha puesto a disposición del club una vez lograda la permanencia. Pero el Cuco tendrá que esperar en la cola, que hay asuntos atascados. A esto hay que añadir que Arnau no tiene muchas ganas de descolgar el teléfono para atender el “qué hay de lo mío” del navarro y en México hay otros husos horarios.

Se supone que hay Gallego para rato pase lo que pase en esta semana frenética de tres partidos. El pastor de las almas rojiblancas que siguen en el barco fletado por el de Suria y amigos tiene ahora la tarea de hacer un pleno en esta miniliguilla

decoration

Mientras, a 28 kilómetros, en la costa, no hay problema con el entrenador. Se supone que hay Gallego para rato pase lo que pase en esta semana frenética de tres partidos. El pastor de las almas rojiblancas que siguen en el barco fletado por el de Suria y amigos tiene ahora la tarea de hacer un pleno en esta miniliguilla que se avecina para luego demostrar en el play-off que su Sporting es ese equipo diseñado para subir por el camino largo a base de aburrir al rival gracias a una defensa sólida y una capacidad para dar golpes de KO. Pero lo primero, Las Palmas. Y luego, a esperar sentados. Todos.

Compartir el artículo

stats