Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estremera, un profesor de diez

Juan Antonio Martínez Losada dio una gran lección de humanidad

Compartí con Juan Antonio Martínez Losada esos años convulsos de la adolescencia, cuando una está intentando conocerse, saber quién es. Muchas generaciones de Valdés se formaron en Historia e Historia del Arte con este profesor al cabo extrovertido que ponía la nota color a días grises de curso con sus comentarios, con sus propuestas, con su pasión por lo que hacía. Juan Antonio. Estremera. Toni. Tonín. Recuerdo cuándo te conocí. No compartíamos entonces gustos por la moda. Era yo para tí una adolescente atrevida en eso de la estética que, como sabemos todos en Luarca, tanto te gustaba cuidar. Corría el año 1995. "Mira que yo recelaba un poco con esa forma de vestir, pero la alumna era de diez", me dijo con una sonrisa años después. Cuento esta anécdota porque creo que lo define.

Siempre buscó la tolerancia, siempre buscó el aliento, siempre vio ese "más allá" que tenemos enfrente. Nunca estuve a favor de los dieces porque intentan definir una perfección que no existe (Matemáticas aparte). No tenía yo pensado, como otros compañeros, "sacar un diez" en Historia contemporánea porque fórmulas para expresar un concepto o cómo sucedió un acontecimiento hay tantas como personas. Pero "Estremera" lo hacía posible.

Siempre estuvo Juan Antonio Martínez Losada pendiente de su casa, que era Valdés, de su madre, la poetisa Nené Losada, de sus amigos y alumnos. Cómo presumía de ellos y con qué cariño les trataba. Siempre tenía una palabra, un saludo, y tengo que decir que siempre atendió desinteresadamente la llamada de LA NUEVA ESPAÑA por intempestiva que fuera la hora.

Ahí estabas en lo bueno y en lo malo. En lo breve y en lo extenso. Sin pedir explicaciones, sin aportar juicios. Libre y atento a las oportunidades, como, sin querer, nos enseñaste a afrontar la vida.

Has dejado libros y estudios para la historia, sí, pero yo creo que tu verdadera lección fue la humanidad. Desde aquí, todos los compañeros que se sientan identificados y yo te deseamos la mejor eternidad, "Estremera".

Compartir el artículo

stats