Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Djuka contra sus demonios

El delantero balcánico regresa en Lugo al equipo titular con el objetivo de evitar alcanzar su peor sequía desde su llegada al Sporting, en 2018

Djuka, en su último partido en Lugo. | ÁREA 11

Djuka tiene muchas opciones de pisar esta tarde (16.15 horas) el césped del Anxo Carro desde el primer minuto de encuentro. La baja de Campuzano, la escasa confianza en Milovanovic y el estado físico de Gio Zarfino, quien podría descansar o jugar en el centro del campo, prácticamente garantizan su regreso a la titularidad. "Seguramente sea de la partida", reconoció ayer Abelardo en sala de prensa. El Pitu, de hecho, mantuvo un encuentro con el ariete en las últimas horas para trasladarle confianza y preguntarle por su estado físico. Y Djuka confirmó que se ve para jugar. El futbolista ha completado la corta semana de trabajo junto al resto de la plantilla. Le sigue incordiando un pequeño tirón en la zona abdominal. Pero las molestias ya no le impedir competir, como sucedió ante Las Palmas. Más de un mes después, se presenta como titular en liga. Su última aparición fue ante desde el arranque fue ante el Albacete: en el empate (2-2) en El Molinón del encuentro disputado el 3 de noviembre.

En la Federación de Montenegro no han gustado sus ausencias por priorizar al Sporting

decoration

Djuka vive uno de sus momentos más delicados desde su aterrizaje en la entidad en verano de 2018. También con la Federación de Montenegro, con la que se ha distanciado en los últimos meses por priorizar al Sporting antes que a su selección, lo que no ha gustado nada a los técnicos del país balcánico. En los últimos cuatro encuentros apenas ha sumado noventa minutos. Y ya alcanza los 859 minutos sin marcar. O lo que es lo mismo: catorce jornadas de liga (más allá de su gol en Copa ante el Beasain). Su segunda mayor sequía en Mareo.

El periodo menos fructífero fue precisamente en su primer año en el club rojiblanco, aunque en ese momento pagó su falta de adaptación y la barrera de un nuevo idioma. Terminó la temporada marcando once tantos en liga, dándole la vuelta a la situación. Pero ese curso incluso llegó a estar 1.028 minutos sin celebrar un solo gol. También catorce partidos, por lo que de marcharse de vacío del Anxo Carro superaría –al menos por partidos– esa barrera. Djurdjevic ya sabe lo que es marcar en Lugo. El 5 de diciembre de 2019 hizo dos en el campo lucense; los tantos dieron la victoria a los gijoneses (1-2).

La necesidad del delantero de reencontrarse con el gol coincide con otro bache, el del equipo, que pasa su peor momento después de no ser capaz de sumar ningún triunfo en los últimos siete partidos. El delantero comenzó el proyecto con sumo optimismo tras firmar la renovación más importante de su carrera (hasta 2027), ser nombrado uno de los capitanes de la plantilla y hacer un doblete al Andorra en la segunda jornada de la competición. Desde entonces, se le ha salido la cadena y no ha vuelto a celebrar gol. La única excepción fue en el triunfo en la primera ronda de Copa del Rey ante el Beasain. Abelardo ha buscado fomentar la competencia a nivel interno y ha apostado por darle minutos a Campuzano como socio de Cristo tras dar algunos minutos a Milo. El catalán ha aprovechado su oportunidad, marcando dos goles. Pero ante Las Palmas volvió a caer lesionado, en el muslo derecho. Djuka tiene ahora tres encuentros consecutivos para resarcirse y recuperar la confianza.

Compartir el artículo

stats