DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La madre de Nuevo Roces, culpable por unanimidad, abocada a prisión permanente

El jurado concluye que Silvia Acebal, que no recurrirá la pena, cometió el asesinato de su bebé de forma “consciente, deliberada y voluntaria”

Silvia Acebal, durante la lectura del veredicto del jurado popular.

Silvia Acebal, durante la lectura del veredicto del jurado popular. Juan Plaza

Culpable de asesinato por unanimidad. La confesión y las contundentes pruebas en contra no permitieron sorpresas en el juicio por el bebé de Nuevo Roces, y el jurado popular emitió ayer un contundente veredicto contra Silvia Acebal Martínez, a la que responsabiliza de haber asestado 53 puñaladas a su hijo recién nacido de forma “consciente, deliberada y voluntaria”. Esta decisión, a la espera de la sentencia de la magistrada Elena Fernández González, aboca a la joven gijonesa a la prisión permanente revisable, la primera que se impondrá en Asturias y la segunda a una mujer en España, después de Ana Julia Quezada por el caso del niño Gabriel Cruz. Además, la asesina confesa ya transmitió ayer a su abogado defensor, Javier Menéndez Barbón, su intención de no recurrir la sentencia, después de escuchar, sin inmutarse, las conclusiones del veredicto. “Se ha hecho justicia”, valoró Ricardo González, abogado del padre del niño, tras la última sesión del juicio.

Los argumentos del jurado popular, que tomó la decisión tras cerca de tres horas de deliberación, se fundamentan en cuatro puntos. El primero, y más obvio, es la confesión del crimen verbalizada por Silvia Acebal el pasado lunes y, además, su declaración espontánea ante el jefe de la UDEV cuando fue detenida. En segundo lugar, el portavoz del jurado citó la huella encontrada en la bolsa de basura en la que estaba el bebé y que pertenecía a la acusada. En tercer lugar, incluyeron el informe forense que desvelaba que el niño había nacido vivo tras el parto y que falleció “a consecuencia de las múltiples puñaladas” que le asestó su madre y que “causaron la pérdida masiva de sangre”. Y, por último, que Silvia Acebal actuó “consciente” y de forma deliberada sin padecer enfermedad ni patología alguna “que justificase tal criminal comportamiento”.

Las conclusiones del veredicto del jurado popular

  1. La confesión. Además de a la confesión de Silvia Acebal en el juicio, el jurado dio mucha importancia a la declaración del jefe de la UDEV, que afirmó que había asumido el crimen al ser detenida.
  2. La huella en la bolsa de basura. La huella de la acusada en la bolsa en la que apareció el bebe, junto a otros vestigios, como toallas y restos de sangre, fueron otros de los argumento de peso. 
  3. Muerte violenta. Tal y como desvelaron los forenses, no hay duda de que el bebé nació con vida y que murió tras sufrir una pérdida masiva de sangre por las 53 puñaladas que le asestó su madre.
  4. Sin patologías. Silvia Acebal actuó de forma “consciente” y “deliberada”, pero sin padecer patología alguna que justificase “tal criminal comportamiento”, luego puede ser juzgada. 
  5. Unanimidad. Los nueve miembros del jurado coincidieron en su veredicto de culpabilidad, pero también al oponerse a suspender la pena que se le imponga y a que pueda gozar del indulto. 


El “quorum” de los nueve componentes del jurado (hay dos reservas como miembros, pero sin derecho a voto) también se manifestó a la hora de oponerse a la suspensión de la condena y a la concesión del indulto para la acusada, dos de las cuestiones que la ley del jurado obliga a responder. Acto seguido, la magistrada dio la voz a las partes implicadas en el proceso para que amoldasen sus peticiones al veredicto. No hubo cambios, y tanto la fiscal Isabel Prendes como la acusación particular incidieron en solicitar la prisión permanente revisable para Silvia Acebal. La defensa, por su parte, solicitó una pena de 15 años de cárcel por un delito de asesinato. Por la mañana, elevó su protesta después de que la magistrada no permitiese incluir en el acta que el jurado se pronunciase sobre la atenuante por arrebato u obcecación que había indicado en la víspera.

La sesión de ayer concluyó de nuevo con el ofrecimiento a Silvia Acebal de pronunciarse tras el veredicto del jurado, pero, con la misma frialdad de estos días, se puso delante del micrófono y declinó la oferta.

–¿Quiere decir algo?, dijo la magistrada.

–No.

Tras este momento, el juicio quedó visto para sentencia y Silvia Acebal puso rumbo de nuevo al Centro Penitenciario de Asturias, donde comparte celda con otra presa y pasa el tiempo haciendo deporte y estudiando. Antes de volver a la cárcel, eso sí, le transmitió a su abogado en los calabozos que no tenía intención de recurrir ante el Tribunal Superior de Justicia de Asturias una vez que se emita la sentencia de la Audiencia. Desde hace tiempo, Silvia Acebal tiene asumido su futuro. De hecho, por momentos parecía incómoda durante las cinco sesiones del juicio y con ganas de volver a prisión.

La acusación particular, por su parte, quiso destacar que, gracias al vecino de Nuevo Roces que rebuscaba en la basura y a la investigación policial posterior, este crimen no quedó impune y “se ha podido hacer justicia”.

Cinco jornadas de juicio por un brutal crimen

Compartir el artículo

stats