Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PSOE deberá reunir 592 firmas entre el 1 y el 15 de septiembre para celebrar primarias

Podrán votar los afiliados a 1 de junio l Los impulsores del proceso, con 100 adhesiones:«No es el capricho de un grupito»

81

En imágenes: Así ha sido la jornada de hoy en la Feria de Muestras de Gijón F. R. / M. L.

Quince son los días de los que dispondrán los impulsores de primarias en el PSOE de Gijón para recoger las firmas necesarias. Así informaron esta tarde desde Ferraz, la sede del PSOE en Madrid, a la Federación Socialista Asturiana (FSA) para poner el proceso en marcha, que se prolongará del 1 al 15 de septiembre. En este proceso solo podrán participar quienes estuvieran afiliados en la Agrupación Municipal Socialista de Gijón a fecha 1 de junio y, provisionalmente, se precisarán 592 firmas para forzar las primarias, que requieren del apoyo de más del cincuenta por ciento de la militancia, según los estatutos. Esas firmas, detallan desde la dirección nacional del PSOE, deberán ser validadas por la Comisión de Ética del partido una vez recogidas.

La decisión de Ferraz llega pocas horas después de que Manuel Vallejo, en representación de los seis veteranos socialistas que impulsaron hace escasamente una semana recoger apoyos para promover unas primarias en el PSOE de Gijón, presentasen esta mañana en la Casa del Pueblo un documento con cien adhesiones con las que pretenden demostrar que la iniciativa "no es el capricho de un grupito", en palabras del propio Vallejo. Este documento, al que se han sumado 94 socialistas más a los seis que iniciaron el proceso, busca solo eso, demostrar que "que hay un número considerable de personas que están de acuerdo con que existan primarias", ya que el grupo está a la espera de recibir indicaciones de Madrid sobre cómo será el proceso de recogida de firmas.

Aseguró Vallejo que estos 94 nuevos apoyos llegaron "sin casi pedirlos", porque asegura que su grupo aún no ha empezado a recabar apoyos de forma oficial. "Aún no sabemos cómo será la mecánica de la recogida de firmas y no queríamos hacer el trabajo dos veces, pero esto nos da mucha esperanza porque nos llamaron ellos. Nos seguían llamando, pero quisimos presentar estos cien apoyos ya para aclarar que no estamos solos", explicó. Sobre esa futura recogida de firmas, se mostró claro: "Estamos seguros de que las vamos a conseguir, en este grupo estamos gente con bastantes contactos y conexiones". Y sobre qué supondrá eso para el futuro de Ana González como candidata a la alcaldía, se limitó a señalar: "Ana tendrá que decidir qué hace si hay primarias, pero no es mi preocupación en estos momentos". Pero, a su juicio, habría alternativas. "En la agrupación socialista de Gijón hay personas con suficiente capacidad para representarnos en las elecciones municipales, pero por ahora no es mi preocupación quién. Estamos seguros de que habría candidatos".

Por otro lado, destacados dirigentes de la Federación Socialista Asturiana (FSA) y de la Agrupación Local de Gijón realizaron ayer una visita institucional a la Feria de Muestras en plena tormenta por el proceso de recogida de firmas para forzar unas primarias que eviten a Ana González optar de nuevo a la Alcaldía. "El partido tiene unas normas, unas reglas del juego, que evidentemente vamos a cumplir", aseguró la exministra de Sanidad María Luisa Carcedo antes de iniciar el recorrido. Por su parte, Gimena Llamedo, vicesecretaria general de la FSA, usó el término "barullo" para referirse a la situación del partido en la ciudad, tal y como hizo hace unos días el líder socialista y presidente del Principado, Adrián Barbón. "Hay que llevar estos debates internos a las Casas del Pueblo, que es donde tienen que estar", advirtió.

La comitiva socialista se mostró ayer unida ante la crisis interna por el que está pasando el partido en Gijón. El mensaje fue de cohesión, pero siempre remitiendo a los estatutos federales al ser preguntados por la fractura en la mayor agrupación local de Asturias. "Tenemos mecanismos que permiten preservar los derechos de todos los militantes, con unos condicionantes que tienen su lógica", señaló Monchu García, secretario general del PSOE en Gijón, quien además aseguró que "el escenario será el que se decida por la acción u omisión de la propia militancia". Una postura que también tomó Iván Fernández, alcalde de Corvera y secretario para el Pacto de Toledo y la Inclusión Social del PSOE a nivel nacional: "Tenemos unas normas de funcionamiento interno y hay que acatarlas". "La militancia tiene sus derechos", añadió.

Como militante del PSOE de Gijón, Monchu García aseguró que "es irrelevante que firme o no, porque soy uno más". Tampoco se posicionó al respecto María Luisa Carcedo, quien manifestó que "lo que firmaría es para que continuemos gobernando en el Ayuntamiento de Gijón". En lo que también coincidieron –además de Gimena Llamedo– fue en la defensa del mandato que lleva ejerciendo tres años largos Ana González en la ciudad. "No es el momento de poner en duda una gestión con la que Gijón ha recuperado el dinamismo y los proyectos de futuro", opinó Carcedo. Una óptica a la que se sumó Gimena Llamedo: "Desde que Ana González está al frente, Gijón es una ciudad de futuro, gracias a una gran gestión". "Estoy de acuerdo con esa defensa, tengo clarísimo que en esta ciudad se ha marcado un punto de inflexión desde el momento que la hemos recuperado los socialistas", remató Monchu García.

"Una familia"

La hoja de ruta y el mensaje a seguir lo marcó el pasado viernes el presidente Adrián Barbón, también secretario general de la FSA-PSOE, en otra visita a la Feria de Muestras. Además de defender la continuidad de Ana González al frente del gobierno gijonés, el líder del socialismo regional advirtió de que "el barullo siempre pasa factura". Es por ello que Gimena Llamedo recordó durante la visita de ayer a la Feria que "el secretario general ya habló con bastante claridad". "Lo que nos importa a los socialistas son los problemas de la gente, de las familias, y en eso es en lo que estamos. No perdemos tiempo en mirarnos el ombligo, sino en atender las necesidades y atender los problemas de la gente", subrayó la vicesecretaria de la FSA, quien definió a su partido como "una gran familia y un partido unido que debate internamente". "Con las controversias que pueda haber y los diferentes puntos de vista vamos a continuar pensando en el futuro y en el bienestar de los gijoneses", remarcó, por su parte, María Luisa Carcedo.

El que también opinó ayer sobre la situación generada en la agrupación socialista gijonesa fue Javier Fernández Lanero, secretario general de UGT Asturias: "Queremos que en las próximas elecciones pueda seguir habiendo gobiernos de izquierdas para que se sigan poniendo en marcha políticas sociales. Nuestro interés es que se pongan los mejores candidatos posibles; sea en Oviedo, AvilésLangreoMieres o Gijón". "Pongamos aquellos que tienen más posibilidades de ganar y de gobernar para garantizar la puesta en marcha de políticas sociales", manifestó Fernández Lanero.

Compartir el artículo

stats