Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ola juvenil pierde fuerza y se acerca a la curva general, pero suben los ingresos

Asturias suma menos de 200 contagios en un día por primera vez desde junio y la presión hospitalaria aún es de las más bajas del país | Avilés y Castrillón, con parámetros asociados a las restricciones del “4Plus”

Vacunación jóvenes.

Vacunación jóvenes. Europa Press

La curva que indica el sentido de la incidencia del covid entre los jóvenes asturianos ha enfilado una bajada cuya pendiente es menos vertical que la de la subida de la primera mitad de julio, pero igualmente pronunciada, y que está cada vez más cerca de volver a igualarse a la línea de incidencia general. Hace quince días, el impacto del coronavirus en los veinteañeros –tomando la tasa de incidencia acumulada durante siete días– todavía multiplicaba por cinco la cifra del total de edades. En la foto fija del domingo, la multiplicación era por menos de tres, y bajando. Con la inestimable ayuda de la vacuna –seis de cada diez veinteañeros han recibido al menos una dosis–, la curva que marca los contagios de la población de veinte a 29 años ha bajado tanto en la segunda quincena de julio que de seguir a este ritmo se solapará con la que recoge al conjunto de todas las edades en poco más de quince días. Eso es lo que ocurría antes de la hinchazón de la quinta ola y equivaldría a empezar a dar por resuelta esta colina de coronavirus que ha ensombrecido el arranque del verano y que unos llaman juvenil y otros “de los no vacunados”.

Menos contagios, leve repunte hospitalario. La quinta ola del coronavirus ha entrado en agosto moderando el número de contagios diarios, porque el domingo se notificaron menos de doscientos en un solo día por primera vez desde el 30 de junio (158), pero elevando levemente a cambio la presión hospitalaria. Los rescoldos de esta oleada crecida con la entrada del verano y al ritmo que marcaban los contagios entre la población más joven han encadenado dos días consecutivos con las hospitalizaciones en ascenso –el sábado y el domingo pasados– y han incrementado el número de pacientes ingresados en unidades de cuidados intensivos hasta igualar el nivel más alto desde el 4 de julio. El dato más actualizado habla de 153 ingresados en planta y treinta en UCI para mantener ambos parámetros en el segundo nivel de riesgo de una escala de cuatro, el que según los nuevos criterios del sistema de restricciones por concejos “4Plus” determina el ingreso en la fase de “riesgo extremo” si va acompañado de valores elevados de incidencia. Asturias se mantiene, no obstante, entre las autonomías menos urgidas por la presión hospitalaria: el 5,42 por ciento de ocupación de camas convencionales y el diez de las unidades de críticos mejoran notablemente los promedios nacionales, del 8,9 y el 20 por ciento, respectivamente.

Cuatro muertos el fin de semana, uno de 49 años. La puesta al día de los datos del fin de semana, efectuada ayer por la autoridad sanitaria, contabiliza 284 contagios del viernes, 222 del sábado y los 158 del domingo, con dos muertes el viernes y otras dos el sábado, una de ellas de un hombre de 49 años. Los otros fallecidos fueron otro varón de 56 y dos mujeres de 77 y 81.

Más “4Plus”. En esas circunstancias, las nuevas condiciones del sistema “4Plus” de restricciones por municipios tiene a Avilés y Castrillón al borde de la elevación de su nivel de limitaciones. Los datos de incidencia actualizados ayer por el Principado situaban a los dos concejos dentro los parámetros establecidos para que su nivel de restricción se eleve con nuevas limitaciones. Ambos concejos han registrado ya seis jornadas consecutivas en el nivel de alerta 4 (riesgo muy alto) y además llevan tres por encima de 350 casos por 100.000 habitantes en tasa acumulada a 14 días. Borrado el toque de queda por decisión del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), para ellos las medidas específicas –o adicionales a las que rigen en toda Asturias– se circunscribirán en cuanto las autoridades confirmen sus situaciones a un consejo y una obligación, relacionadas ambas con la interacción social: la recomendación de que las reuniones en domicilios o espacios privados no excedan de seis personas, excepto si son convivientes o de dos grupos de convivencia como máximo, y la prohibición de los encuentros en exteriores de más de diez personas, salvo en visitas guiadas u otros eventos ya regulados por el Principado.

La limitación de las reuniones, desde hoy. Es esa la situación que estrenan en Gijón, Oviedo, Siero, Mieres, Villaviciosa, Laviana, Lena y Carreño. En esos ocho municipios, que suman 628.000 habitantes, estarán finalmente desde hoy prohibidas las reuniones de más de diez personas una vez que el TSJA rectificó ayer el auto en el que inicialmente imponía esa medida únicamente “en horario nocturno”.

El resto de los grandes concejos. El nuevo “4Plus” modificado por las peculiaridades de la pandemia en esta quinta ola, menos estricto en las limitaciones y diferente en cuanto a los umbrales de entrada –que consideran valores de hospitalización además de la incidencia–, tiene a otros municipios pendientes. Entre los de más de 10.000 habitantes, donde la entrada en el nivel de riesgo extremo es automática en cuanto se superan los umbrales establecidos, Langreo también registra seis jornadas seguidas en nivel 4, pero su incidencia es inferior a los criterios de Salud para determinar su cierre. En Cangas del Narcea, Corvera, Lena, Llanera, Llanes, San Martín del Rey Aurelio y Valdés no se cumple, de momento, ninguno de los requisitos para aumentar las medidas de contención del virus.

Diez pequeños municipios tienen datos epidemiológicos de riesgo extremo

Algunos municipios menos poblados también registran datos epidemiológicos preocupantes. Es el caso de Candamo, Castropol, Coaña, Degaña, Muros de Nalón, Navia, Noreña, Ribadedeva, Ribadesella y Soto del Barco. Los requisitos para entrar en un nivel “4 Plus” para concejos con menos de 10.000 habitantes son los mismos que se exigen en los municipios más poblados, pero la adopción de medidas se tomará de manera individualizada, analizando las circunstancias de cada uno. En estos casos, el plazo de 48 horas para la implementación efectiva de las medidas comenzará a contar en el día en que se comunique a los responsables políticos de cada ayuntamiento.

Con esos análisis individualizados, se exponen igualmente a ver limitada su interacción social. Además de las restricciones establecidas para los encuentros sociales en los concejos en riesgo extremo, siguen vigentes las normas y recomendaciones que ya se aplicaban en toda la región, entre las que se encuentran el cierre del interior del ocio nocturno, la prohibición de fumar en las terrazas o del consumo en barra.

La tercera dosis en las residencias. Las repercusiones que la quinta ola de la pandemia ha tenido en las residencias de mayores, por otro lado, hizo ayer reaccionar a la patronal nacional de los centros residenciales. La presidenta del Círculo Empresarial de Atención a las Personas (CEAPS), Cinta Pascual, ha urgido a las autoridades un estudio de inmunidad de las personas vacunadas para determinar si es necesaria una tercera dosis de la vacuna. La preocupación sobre esta cuestión crece en los geriátricos a la vista de que los residentes fueron los primeros inoculados de la campaña y por tanto los que perderían antes los efectos de la vacuna. “No la pedimos si no es necesaria”, apunta, “pero ese estudio resulta fundamental”.

Adicionalmente, la patronal reclama la vacunación obligatoria del personal de las residencias, habida cuenta de que frente a la elevada tasa de inmunización en los centros (del 95 por ciento) sigue habiendo una pequeña tasa a su juicio inexplicable de personas sin vacunar. Según los últimos datos, Asturias tiene cuatro centros con al menos un positivo y cinco casos detectados en la última semana actualizada por el Imserso, la del 19 al 25 de julio.

Compartir el artículo

stats