Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Franquismo

Los Franco acusan al juzgado de demorar la retirada de bienes y exigen que se fije fecha "sin más dilación"

Recurren la providencia dictada por el juzgado para que el Estado detallase qué elementos del pazo de Meirás eran objeto de la demanda

Pazo de Meirás. Carlos Pardellas

Los herederos del dictador Francisco Franco maniobran en los juzgados para intentar retirar los bienes que atesora epazo de Meirás sin aguardar a que la Justicia se pronuncie sobre la demanda reivindicatoria presentada por el Estado ante un juzgado de Madrid.

Tras presentar la pasada semana un escrito en el Juzgado de Primera Instancia número 1 de A Coruña en el que pedían que se señalase la fecha de entrega “sin más trámite y a la mayor brevedad”, los hermanos Martínez-Bordiu han recurrido ahora la providencia del 13 de octubre en la que este juzgado dejó en suspenso los trámites para el traslado y solicitó al Estado que detallase qué bienes eran objeto de la demanda presentase en Madrid.

En su recurso, los Franco acusan al juez de pretender aplazar la fecha de entrega de los bienes muebles con maniobras dilatorias no previstas en la ley y exigen que proceda a fijar “sin más dilación” la fecha de la mudanza: “En ningún caso la ley prevé el trámite que se ha articulado: suspender plazos, pedir aclaraciones adicionales al Estado y, en definitiva, impedir que mis representados puedan recuperar la posesión de sus bienes y pertenencias tras más de dos años de un depósito declarado nulo por resolución judicial firme”, defienden sus abogados en el recurso, en el que alegan que solo el juzgado de Madrid que lleva la causa de los bienes tiene competencias para decretar el depósito cautelar. “En ningún caso el Juzgado de Primera Instancia número 1 puede interferir en lo que es competencia de otro tribunal”.

Los Franco defienden que la reclamación de los bienes muebles es una causa “radicalmente distinta” a la seguida por la titularidad del pazo de Meirás y que, por tanto, no puede alegarse litispendencia (concepto que se emplea para hacer referencia a la existencia de un juicio pendiente).

Los nietos del dictador defienden que “nada tienen que ver ni el objeto ni la causa” de ambos procedimientos”, dado que uno se basaba en la nulidad de determinados contratos y otro, alegan, en la adscripción de los bienes al Patrimonio Nacional. Los Franco llegan a alegar que el hecho de los bienes que reivindica el Estado se ubiquen en el pazo de Meirás “es una mera coincidencia geoespacial irrelevante desde el punto de vista jurídico”.

Los hermanos Martínez-Bordiu argumentan además que no existe ningún procedimiento pendiente en la causa del pazo de Meirás y que la Audiencia Provincial ya tumbó el depósito cautelar de los bienes.

Sin fecha para la vista

La vista señalada por el Juzgado de Madrid para dirimir la procedencia del depósito cautelar de los bienes estaba fijada para el pasado viernes 21 de octubre, pero fue suspendida por un recurso de los Franco, que apelaron a la supuesta incompetencia del tribunal de lo civil para juzgar este caso.

El juzgado de Madrid suspendió la vista y dio un plazo a la Abogacía del Estado para pronunciarse sobre este punto antes de tomar una determinación. Los Franco alegan ahora que, en caso de que finalmente se decrete el depósito cautelar en la vista que se sigue en Madrid, no pondrán ningún inconveniente: “No existe ningún indicio, prueba o circunstancia que permita deducir que la entrega de los bienes a mis representados vaya a implicar la eventual ocultación, desaparición o destrucción de los mismos”, afirman sus abogados, que defienden que los herederos del dictador han demostrado su “buena fe” a lo largo de todo el proceso.

Compartir el artículo

stats