Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

Saturado el Hospital de Cabueñes por brotes en dos geriátricos

Dos decenas de pacientes de edad avanzada fueron trasladados al centro gijonés a última hora

Saturado el Hospital de Cabueñes por brotes en dos geriátricos | ÁNGEL GONZÁLEZ

La situación en el Hospital de Cabueñes, de Gijón, era estable hasta media tarde de ayer. Sin embargo, a última hora del día comenzaron a circular ambulancias y a llegar al área de Urgencias personas de edad avanzada provenientes de dos residencias privadas de la ciudad. En total, alrededor de una veintena de pacientes. Según pudo saber este periódico, solo una minoría tenía diagnosticada la infección por COVID-19. En la mayoría de los casos se trataba de simples sospechas, pero suficientes para obligar a improvisar, dado que los enfermos sospechosos necesariamente han de estar solos en una habitación. Su ingreso supuso la práctica saturación del complejo sanitario gijonés.

Por vez primera, han sido ocupadas la camas de la planta cero habilitadas en los últimos días. De este modo, el hospital tiene ocupada casi toda su ala para los afectados de coronavirus: cinco plantas para sospechas y tres para positivos.

Los trabajadores de Cabueñes habían recibido a primera hora de la mañana los aclamados test rápidos, y en teoría empezaron a analizar a los primeros sanitarios de las plantas más bajas, aunque parece que la medida no ha arrancado de forma oficial: varios jefes de servicio y sindicatos no tenían ayer constancia de cuál será el protocolo. También se ha citado para hoy a los primeros empleados para el hospital de campaña previsto en el recinto ferial Luis Adaro, que podría albergar hasta 144 camas para pacientes de coronavirus leves o asintomáticos. Su apertura no tiene fecha definida, según aseguró la Consejería de Salud.

En Avilés, el equipo de la UCI del Hospital San Agustín celebró ayer, como días atrás lo hicieron sus compañeros del HUCA en el citado servicio. Los profesionales regalaron un sonoro aplauso al enfermo.

Compartir el artículo

stats