Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión sobre el Oviedo, el Sporting y el Mundial: Luis Enrique y la nube negra

El Mundial de la ética y la estética notablemente mejorable enfila los cuartos de final, en los que esperan estar Luis Enrique y su "¡Essssssspaaaaañññaaa!", Chucho Martínez ya está en Oviedo y en Gijón andan a vueltas con la crisis y el protocolo de las peñas

Jesús Martínez y Martín Peláez en el Aeropuerto de Asturias MARA VILLAMUZA

El Mundial de la ética y la estética notablemente mejorable enfila los cuartos de final, en los que esperan estar Luis Enrique y su "¡Essssssspaaaaañññaaa!" El asturiano disimula mal ante la lluvia de palos que le están cayendo tras el resbalón frente a Japón, que a punto estuvo de convertirse en uno de esos accidentes domésticos en la ducha que acaban en el instituto anatómico forense. El líder de la Roja sigue confiando a pesar de la nube negra que se ha instalado en el entorno del equipo tras la sensación de que los nuestros van de más a menos. Aunque, amiguinos y amiguinas, el sol volverá a lucir a tope si España manda para casa a Marruecos, una de las sorpresas en esta fase del KO mundialista.

Por lo demás, por Oviedo ya pasea Jesús "Chucho" Martínez. El dueño del club azul lo tiene claro: la llegada del "profe" y a la vez Almirante Cervera ha servido para que el equipo remonte y saque la cabeza del pozo. Ahora lo que quiere Chucho es ver más fútbol, lo que en Segunda suele ser una utopía dado el estilo de una de las categorías más aburridas en cuanto al espectáculo se refiere del mundo mundial.

Mientras, a 28 kilómetros, sigue el debate que precede a toda derrota y crisis de resultado: ¿hay equipo para más?, ¿peligra la cabeza del entrenador? Aunque ahora la preocupación viene siendo el protocolo que regirá las relaciones entre las peñas y el Sporting, y que amenaza con alguna que otra bronca. El "fúrgol" y su política tiene estas cositas, ¿oyisti, güey?

Compartir el artículo

stats