Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther García López

Archivo

  • 27
    Junio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    LA MONEDA

    La moneda

    El sumiciu siempre anda sueltu

    14.06.2016 | 04:00

    LA MONEDA
    La moneda

    M.ª Esther García Sobre too, a les muyeres préstanos poner collares y otros colgaxos al pescuezu. Paez cuasique imposible perdelos pero l'ello ye qu' hai veces que como si'l sumiciu tuviere contigo, les coses desapaecen por arte de maxa. Polo menos eso ye lo que pensamos cuando perdemos dalgo.

    Claro qu'hai un remediu pa saber si se va atopar lo que se pierde y que, según la sabiduría popular, enxamás falla: echar la oración a San Antonio. Una oración que vos pongo al final pa que toos la podáis deprender como conxuru pa escorrer al sumiciu. Si al dicila tropieces nun hai nada qué facer, fuera'l sumiciu o'l diañu o'l descuidu, que por veces nos xuega males pasaes, nada, l'oxetu nun volverá a apaecer, podemos despidinos d'él. Pero si nun tropieces nel rezar ye bona señal, queda la esperanza d'atopar lo perdío, qu'apaecerá por arte de maxa, igual que desapaeció. El sumiciu tendrá qu'encargase de devolvénosllu darréu.

    El mes pasáu perdí un oxetu con muncho valor afeutivu pa mi, una moneda que llevo munches veces al pescuezu, a mou d'amuletu. Una moneda de dos pesetes del añu nel que s'acuñó la primera peseta, y que mio güela me dexó n'herencia sentimental.

    Les dos pesetes tienen historia, perdióles ella a principios del sieglu XX cuando diba a paga-y a un paisanu que, a veces, ayudaba en casa n'époques de munchu trabayu. ¡Qué disgustu llevó la probe! Daquella dos pesetes yeren cuasique un capital. El sumiciu tenía muncho que ver nesti socesu. Mio güela contábame qu'echara la oración a San Antonio y que nun tropezara. Quedaba-y la esperanza, que se diba esvaneciendo col pasu los años. Pasaron munchos años, munchos. Ella pensó que por aquella vez fallara'l conxuru, pero non. Un día llabrando mio pá na Chana, a mou de tesoru, brilló la moneda ente la tierra. ¡Yera un tesoru! les dos pesetes que perdiera mio güela antaño. Mio güela asoró. Y saltáron-y les llárimes. Y aquel mesmu día regalóme la moneda, col encargu de que les cuidare con procuru y que nun les perdiere enxamás. Yo punxi-yos una argollina pa poder colgales y convertiéronse nel mio amuletu.

    Pero hai unos díes sumiciu volvió a namorase de la mio moneda y llevómela del pescuezu. Yo eché la oración a San Antonio, como yá fixera mio güela d'aquella y nun tropecé. Entós, tamién m'asaltó la esperanza y consolábame pensando qu'apaecería y que nun traicionaría los deseos de mio güela, agora n'otra dimensión.

    Pienso qu'esti rezar fai reaccionar al sumiciu. La moneda apaeció al cabo d'un mes nuna tienda onde esti ser me l'arrampuñara del pescuezu mientres yo probaba unos trapos.

    ¡Agora, téngola baxo llave pa qu'enxamás me la vuelva garrar! Y col rezar apuntáu nun papelín pa que nun se m'escaeza.

    Oración a San Antonio:

    Si buscas milagros mira/ muerte y error desterrados, /miseria y demoio huidos, /leprosos y enfermos sanos.

    El mar sosiega su ira/ redímense encarcelados/ miembros y bienes perdidos/ recobran mozos y ancianos. /El peligro se retira/ los pobres van remediados/ cuéntenlo los socorridos /díganlo los paduanos /. Ruega a Cristo por nosotros/ Antonio glorioso y santo/. Gloria al Padre, gloria al Hijo/ gloria al Espíritu Santo /para que dignos así /de sus promesas seamos, amén.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook