Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La supervivencia de nuevas sociedades en Asturias supera la media española

El Principado tiene la séptima mayor mortalidad de empresas a los cinco años de su creación | El volumen de capital y el sector son cruciales

Local cerrado Mara Villamuza

La mortalidad de empresas con hasta cinco años de existencia es del 18,97% en Asturias, con lo que la tasa de supervivencia supera en un punto porcentual el promedio nacional. En España, quedaron inactivas en 2021 en 19,9% de las empresas creadas en 2017, según un informe de la consultora Dun & Bradstreet (D&B), del grupo Cesce.

Las regiones con menor supervivencia empresariales son Canarias, con una mortalidad del 23,74%; Andalucía (21,32%), Cataluña (20,74%), Baleares (20,70%) y Madrid (20,17%), todas ellas por encima de la media española. Asturias es la séptima región con mayor tasa de fracasos en las sociedades de reciente constitución. La menor mortalidad se produjo en Extremadura (15,86%), La Rioja (15,91), Aragón (17,03%9, País Vasco (17,04) y Castilla y León (17,06).

Entre 2017 y 2021 se crearon en Asturias 5.977 sociedades: el 1,3% de las compañías constituidas durante el periodo en el conjunto del país. Las empresas activas al cabo de esos cinco ejercicios suman 4.843 en el Principado, el 1,32% de las 366.676 que sobrevivieron en España en esa etapa. La cuota de Asturias en el censo de las empresas que siguen operando rebasa así en dos centésimas al peso de la región en la creación de negocios mercantiles. La tasa de mortalidad societaria en la comunidad es del 1,24% del total español.

De este modo, mientras el 80,01% de las 458.314 sociedades creadas en el país entre 2017 y 2021 sigue en actividad, en Asturias esa pervivencia alcanza el 81,03%. D&B destaca que la tasa de mortalidad temprana aumenta a partir de los tres años de antigüedad (pasa del 7,61% en las sociedades creadas en 2019 a casi el 40% en las constituidas en 2018) y que la dotación de capital es un factor decisivo, dado que la tasa de mortalidad disminuye cuanto mayores son los recursos propios de las sociedades.

El ámbito de actividad también es relevante. La industria textil concentra la tasa de fracasos más alta (26,19%). Por encima de la media española (19,99%) también se sitúan los sectores de servicios de comidas y bebidas (24,28%), comercio al por mayor (23,77%), hostelería (23,65%), industrias extractivas (22,98%), otros servicios (22,93%), venta y reparación de vehículos a motor (21,96%), comercio al por menor (21,96%) y comunicaciones (20,01%). Los de menos riesgo son administración (4,76%), intermediación financiera (11,27%), sanidad (13,56%), agricultura (15,49%) e industria de elementos de transporte (17,35%).

De las 91.638 sociedades que cesaron su actividad en España en los últimos cinco años, el 33,47% lo hizo de modo oficial y el resto, de manera informal. D&B estima que dos tercios de las sociedades que cerraron lo hicieron sin haberlo comunicado de modo oficial.

Compartir el artículo

stats