Un partido de Liga, Valencia-Real Madrid, cambió la trayectoria de quien, para mí, ha sido de los mejores deportistas que ha dado este país. En lo deportivo más no se puede ganar, y en lo personal yo siempre le escuché con atención y creo que es una persona educada y exenta de polémica.

Para refrescar la memoria a los muchos anticasillistas que aparecieron por ahí, una lesión le apartó de los terrenos de juego entre dos y tres meses, siendo el portero suplente Adán quien por lógica era el llamado a sustituir a Casillas.

El Real Madrid fichó a Diego López, y se convirtió en portero titular. Casillas se recuperó y el entrenador Mourinho, cuando Casillas estaba para jugar, lo dejó de suplente argumentando que Diego López lo estaba haciendo bien, y ahí empezó el debate. Mourinho, el "Verdugo de Casillas", nunca tenía que haber llegado, a mí no me demostró nada, solamente mala educación y polémicas, y llegó Ancelotti, y más de lo mismo.

Ya pasó lo que se veía venir, Casillas se marchó del Real Madrid, por la puerta de atrás, y de la selección española, entre el poder deportivo y el mediático también lo apartaron.

Ahora escucho a tertulianos y leo artículos hablando maravillas de Iker, pero a la vez justificando su ausencia, o sea, poniendo una vela a Dios y otra al diablo.

Y para finalizar, dejo una reflexión en forma de pregunta: ¿si Casillas no hubiera tenido esa lesión, estaría jugando en la actualidad en su club, el Real Madrid, y en la selección española?