Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión sobre el Oviedo y el Sporting: Tiempos de cabreo y nervios

El Sporting se cabrea por cómo Gragera está tratando de salir del club y al Oviedo siguen llegando caras nuevas en unos días en los que se aceleran las pulsaciones ante el cierre del mercado

Jeraldino y David Guerra durante la presentación del nuevo jugador del Sporting JUAN PLAZA

Cabreo en la planta noble de Mareo por cómo el denominado entorno –vamos, lo que viene siendo el agente, las comisiones y tal y tal– de Gragera está llevando el intento del futbolista de salir del Sporting en busca de un futuro mejor. Veremos cómo acaba la historia, pero a las dos partes en litigio no les va a quedar otra que sentarse, darse la mano y separar sus destinos haciéndose el menor daño posible. Tan respetable es que el futbolista quiera vivir otras aventuras lejos de Gijón como que el club rojiblanco no quiera malvender por real decreto, tal y como dejó claro David Guerra en declaraciones exclusivas a LA NUEVA ESPAÑA.

Postura que recalcó y amplió en la rueda de prensa de presentación de Jeraldino. Sí, Jeraldino ha sido presentado semanas después de la llegada a Gijón del delantero, refuerzo invernal sobre el que hay dudas al analizar sus números en sus últimas temporadas. Aunque la puesta de largo del ariete fue absorbida por el agujero negro del "caso Gragera". Se acerca el cierre del mercado, se aceleran las pulsaciones y se disparan los nervios.

Mientras, a 28 kilómetros siguen llegando nuevas caras para dar con el gusto del Almirante Cervera. La penúltima es la de Raúl Moro, que ya se ha calzado las botas como jugador del Oviedo. Por lo demás, la crónica de sucesos la sigue protagonizando Alves, entre rejas por violar a una joven. El exazulgrana comparte celda con otro brasileño llamado Coutinho, lo que no deja de parecer una broma macabra, ¿oyisti, güey?

Compartir el artículo

stats